sábado, 21 de septiembre de 2019

Los voticos anticorrupción en Málaga, ¿se perderán?

Por Rubén Darío Rodríguez López

Hace exactamente un año se realizó a nivel Nacional la consulta popular anticorrupción, donde se demostró, de una manera contundente, que los colombianos detestan la corrupción, que aproximadamente 12 millones de ciudadanos gritaron con voto en mano que no querían patrocinar más corruptos en los cargos públicos. Sorprendió de manera gratificante que en la provincia de García Rovira, cerca de 22 mil electores salieran a las urnas en un domingo normal a manifestar su rechazo a las mafias politiqueras que nos gobiernan y que han sumido en la miseria a muchos pueblos y ciudades del país, sin necesidad que les dieran transporte, tamal, tejas, ladrillos, manguera, kits de unidades sanitarias, ni almuerzo, fue un voto realmente a conciencia y Málaga no fue la excepción, allí 6.473 personas tuvieron el valor ciudadano de decirle NO A LAS MAFIAS CORRUPTAS DE LOS POLÍTICOS.

Málaga, capital de la provincia de García Rovira cuenta con un potencial electoral de 15.800 votos aproximadamente, según la Registraduría Nacional del Estado Civil, que de acuerdo a la inscripción de candidatos para las próximas elecciones de octubre se repartirán en siete aspirantes al principal cargo de la ciudad. Sin embargo, la dinámica que se está adelantando, pareciera advertirnos que estos votos contra los corruptos se van a perder o mejor, no serán potencializados por los candidatos inscritos.  ¿Por qué?  Vayamos por partes.

En primer lugar, es claro que hay candidatos que definitivamente no se van a desmarcar de la tradicional forma de hacer politiquería, han sido impuestos por los grupos políticos y económicos que han tenido el poder durante varios años y que ya empiezan a mostrar su poderío económico y a armar toda la parafernalia de caravanas de camionetas último modelo, pintadas hasta las tuercas, de vallas y publicidad hasta el último rincón de la ciudad, desconociendo y violando los límites permitidos para éstos casos, ya están armando toda la logística para alquilar carros, volquetas, camiones y pagar ciudadanos para que llenen cuanto evento realizan en la ciudad, para demostrar que tienen mucha gente apoyándolos y obviamente, ya tienen también el grupo de financiadores que están dispuestos a aportar la plata necesaria para comprar los combos de votos, que van desde 500 mil hasta 2 millones de pesos por familia; recursos que serán devueltos con buenos intereses, una vez "coronen la vuelta", como se dice en la jerga traqueta. Es importante recordarles a los votantes que esta plata que se invierte en campaña será recuperada una vez se gane la Alcaldía, a través de coimas y corrupción que les cobran a contratistas, a empresas, a personas, por darles un contrato, una licitación, o más exactamente del "cómo voy yo o cvy". Estos son los que se pelean el voto amarrado, es decir, un voto que saben que se puede comprar y que muy difícilmente votarán honestamente.

En segundo lugar, hay otro grupo de candidatos que se enmarcan dentro de los independientes, no tienen ese poder económico, no tienen la maquinaria municipal para impulsar sus candidaturas, que se rebuscan para financiar sus campañas y tratan de darle un nuevo aire a la política local. Algunos de ellos muy bien preparados, han demostrado honestidad, respeto por el ciudadano, no están rodeados de campañas bulliciosas, no están interesado en comprar votos, ni en engañar a la gente y en esa misma medida, en caso de ganar las elecciones, no llegarían empeñados, ni comprometidos con pagarle a nadie su elección y tampoco estarán sujetos a ser manipulados por sus financiadores, ni por sus padrinos políticos. Sin embargo, para este caso de Málaga, salieron más de los que se esperaban y si bien es cierto, eso es bueno para la "fiesta democrática", es muy malo para generar una propuesta fuerte que pueda poner a tambalear a la politiquería tradicional.  Con ese gran número de candidatos independientes y que tienen la autoridad moral para promover la lucha contra la corrupción en la ciudad, solo le están dejando un espacio suave a que los candidatos que están empeñando la Alcaldía, la tengan fácil de ganar.

Hagamos cuentas: en las elecciones de 2015 votaron 10.155 Malagueños, que corresponde aproximadamente al 65,3% del total potencial de votos que hay en el censo electoral. De estos, 8 mil votos se repartieron en 2 candidatos y los otros 2 mil en los candidatos restantes.  Suponiendo que no cambiara en nada la dinámica de hace 4 años, hoy se podría estar presentando la misma situación. Pero como la política es dinámica, dicen los que saben;  que tal que los 6.473 votos de la consulta anticorrupción, más los jóvenes que poco votan, los que no votan, los que están indecisos, encontraran una alternativa (unificada), en un candidato que se identifique y se enmarque en una propuesta sana, limpia, honesta, sin patrocinadores económicos, sin jefes políticos, sin patrones, sino una verdadera campaña transparente, se podría pensar y por qué no, soñar con un gobierno lejano de lo normal, de lo tradicional, de los mismos con las mismas.

Claro, dirán que estoy loco. Pero las grandes transformaciones de los países y ciudades se han dado gracias a personas que no han sido normales, es decir, que no se han enmarcado en hacer más de lo mismo, sino que se propusieron ser diferentes y lo lograron. 

Está en manos de los candidatos que se hacen llamar independientes, que dejen sus egos, sus intereses particulares y pongan a Málaga primero que todo y le permitan a la ciudadanía y por qué no, a los 6.473 votantes anticorruptos, tener una alternativa fuerte y clara para derrotar a lo tradicional, a lo de siempre, a lo que tiene la ciudad empeñada, sumisa, estancada.

Hagan historia, ¡hagan algo extraño… marquen la diferencia!!! 

viernes, 23 de agosto de 2019

La doble moral del ciudadano colombiano


Por Rubén Darío Rodríguez López

La doble moral se define cuando ese comportamiento de una persona o un colectivo (pueblo), sostiene que algo es bueno, pero hace lo contrario o también cuando es malo, pero por conveniencia asume que es bueno. Desde hace mucho tiempo he venido escuchando la expresión "es que tiene doble moral" para referirse en específico a personas que actúan de forma poco "coherente" con lo que profesan, vociferan y protegen, donde sus conductas son poco éticas o también la utilizan para denotar actos moralmente incorrectos.

Es curioso que un país tan corrupto a su vez sea tan moralista. Colombia está llena de delincuentes de toda clase de religiones; católicos, evangélicos, protestantes, cristianos, etc., y de gente que identifica la política a algo parecido a una secta religiosa, que se dan el lujo de dar catedra de inmoralidad. Para explicar lo anterior, he aquí algunos ejemplos:

Hay en nuestra comunidad líderes y lideresas que han demostrado, en sus espacios de elección popular, su deshonestidad; han aprovechado un cargo público para enriquecerse, para enriquecer a su familia, han sido condenados por la justicia, están siendo investigados por corrupción, y aún así se postulan nuevamente, se hacen pasar por víctimas de persecuciones políticas y no tiene asco de demostrar su poder económico, adquirido, no precisamente por ser empresarios exitosos, sino simplemente por exprimir el erario público; se la pasan en caravanas de vehículos con escoltas viajando pueblo tras pueblo, buscando su reelección o la elección de uno más de sus familias.  Esto no tiene presentación, no tienen la más mínima concepción de lo que son los valores y la ética.  Aun así, también consiguen líderes en cada región, en cada municipio que les aplauden, que les patrocinan, que les idolatran y que los disfrazan de "buenas personas", de impolutos, etc.  Por eso, amigo líder, si Ud. alguna vez ha pregonado ante su comunidad ser garante de la honestidad, de la transparencia, de la gestión pública, lo invito a que recapacite, mírese al espejo y pregúntese si esta acción es coherente con lo que dices o reflejas ante su comunidad.  No sea hipócrita, no actúe con doble moral.

También, encontramos algunos empresarios, ganaderos, comerciantes, contratistas, ong´s, etc., que lucen como ejemplos ante la corrupción, que se jactan de su grandeza económica y de sus logros económicos durante toda la vida, pero que apenas ven un espacio donde puedan agrandar sus finanzas, se dejan tentar por la avaricia y terminan apoyando económicamente por debajo de la mesa a un candidato, únicamente con el objetivo de que ese favor sea devuelto con el rendimiento de unos intereses grandes, una vez éste salga elegido. Eso también es doble moral, eso también corrompe la sociedad. Toda esa plata que Ud. presta, regala, dona, aporta va para comprar votos, para corromper al ciudadano, para persuadirlo económicamente y promover los desfalcos de los recursos públicos.

No faltan los ciudadanos que, acudiendo a la "malicia indígena" empiezan a buscar en elecciones al mejor postor, a ver cuál de los candidatos le ofrece más por su voto y por el de su familia. Cuánto se ha degradado la democracia con esta clase de ciudadanos que creen que el mundo se va a acabar y corren uno tras otro a ver cómo estafan al uno y al otro, sin reconocer que al final el único estafado es él. Los políticos conocen muy bien las mañas de los ciudadanos corruptos, saben muy bien de triquiñuelas y calculan muy bien su coartada para dejar viendo un chispero a los que mendigan una teja, un ladrillo, un bulto de cemento, un plato de mute, un tamal, etc. Esos ciudadanos se jactan de estafar al político, se jactan de recibir de uno y de otro, sin embargo, no reconocen que esa plata, cualquiera que sea su cantidad, será recuperada y con muchas creces una vez salgan elegidos. Si Ud. amigo ciudadano, recurre a estas prácticas, con la justificación que hay que sacarles plata a los políticos porque después no los vuelve a ver, permítame decirle que Ud. se está "autoengañando", "autodestruyendo" y destruyendo a la poca sociedad seria y honesta que queda en éste país.  Ud. es el cómplice primario de la corrupción.

La doble moral también la aplican personas que se consideran "socialmente respetables", quienes viven fabricando, a conveniencia, sus propios códigos de usos y costumbres, lo cual ha permitido estafar a incautos, crear carteles de contratación, amañar licitaciones, mínimas cuantías, robar tierras, disfrutar de mansiones por cárcel, gracias a la ayuda de también costosos defensores.

Así las cosas, queda claro que cuando hay dinero y poder de por medio "todo vale". No hay valores, no hay escrúpulos, no hay ética, no hay discurso que valga para enredar a ese gran número de electores, también hambrientos y que solo ven en las campañas electorales una oportunidad para, supuestamente, sacar provecho y después con cara de aburrido, sentarse en un andén del parque principal a ver durante cuatro años o más, cómo sus adorados amigos "políticos" se roban, sin piedad, sus propios recursos que recaudan a través de los impuestos que a Ud. como ciudadano, le toca comer de la que sabemos para poder pagar periódicamente, ya sea bimestral, trimestral o anualmente ante la "inquisidora" DIAN.

Por eso, amigo ciudadano colombiano, si va a votar en las elecciones octubre próximo, tómese la tareita de sentarse junto a su esposa o esposo, junto a sus hijos y miren si siguen jugando a esa "doble moral" que es permisiva con la corrupción, o de una vez por todas, asumen con seriedad la responsabilidad de elegir a personas que, al menos, no tengan tantas condenas, tantas investigaciones, tantas demandas y que Ud. y su familia muy bien conocen.

Recuerde esta sencilla ecuación matemática: A más plata invertida en campaña, mayor será el robo cuando salgan elegidos… ¡No se hagan los pingos!

jueves, 11 de julio de 2019

El tráfico de avales, otro negocio entre corruptos


Por Rubén Darío Rodríguez López

En Colombia, los corruptos que se han tomado todas las instituciones del Estado, suelen poner en práctica el dicho de "hecha la Ley, hecha la trampa" y lo toman como principio de vida, para todas sus actuaciones.

La Ley de partidos, que buscaba fortalecerlos y por ende hacer más transparente los procesos electorales, se ha convertido en el nuevo negocio para los partidos corruptos que dirigen nuestro país.  Se suponía que con esta Ley iban a desaparecer del escenario electoral esos candidatillos que se cuelan en todas las elecciones a solo figurar y aparecer en la foto del tarjetón, pero que nunca dan inicio a su proselitismo político y al final terminan haciendo componendas y que de manera leguleya denominan "acuerdo programático", que en últimas es el haber negociado una secretaría de despacho, un puesto para un familiar o lo peor, cobran en dinero por dicha unión o coalición.

Esta Ley dispone que cuando usted es militante de un partido político (reconocido con personería jurídica), debe presentarse para cualquier elección popular, solamente por ese partido y no lo puede hacer por otro, sopena de inhabilitarse por "doble militancia".  Pero todo esto no pasa sino en el papel. 

Los corruptos le metieron la mano a esta Ley y entonces, ya tienen en sus manos un instrumento que se suponía serviría para disciplinar a los militantes, disminuirían la feria de candidatos y los partidos impondrían sus ideas y programas en todas las esferas territoriales y existiría una verdadera transformación programática y democrática, denominado "AVAL".

En Santander, hoy se habla de que hay cinco candidatos aspirando a la Gobernación de Santander, se supone que deberían ser avalados por cinco partidos diferentes, sin embargo, no es así.  El Centro Democrático, partido de gobierno, hizo un tramoyo de talleres por las provincias con unos precandidatos, en los cuales cada uno exponía sus ideas de gobierno y al final por un mecanismo de encuesta o como se les diera la gana, escogían a uno de ellos.  Después de toda esa parafernalia, escogieron a Jorge Cote Cadena, pero resulta que, desde Bogotá, parece que el ser supremo del partido, va a "coavalar" dizque a Ángela Hernández, diputada que hoy es avalada por el partido de la "U", el mismo de Santos, ¿cómo la ven? ¿Dónde quedaron las ideologías y las propuestas programáticas de estos dos partidos contradictores y enfrentados, irónicamente, en una guerra por la Paz?

Y qué decir de la "saga" Aguilar, ni siquiera Cambio Radical, partido en el cual milita hoy Richard, le dio el aval a Mauricio y todos miran hacia el Coronel, pero nadie lo recibe.  Entonces, estos señores, después de haber pasado por Opción Ciudadana, Centro Democrático, la U, etc. vienen a decirnos que serán un ¡movimiento ciudadano! De por Dios, ¿de dónde sacan tanta insensatez, tanta sinvergüenzura? Como si fuera poco, unos disidentes de Cambio Radical se hacen llamar Colombia Renaciente, pusieron al paisano David Suárez, exdirector del SENA en García Rovira y Santander, dizque de candidato a la Gobernación, pero cuando vieron que era una campaña de puro "humo", se lo negaron y le toco al pobre David, ponerse a recoger firmas para inscribirse por otro movimiento ciudadano y tanta vaina y trajín para al final desistir y hacer "acuerdo programático" con cualquiera de los anteriores.  Lo único cierto es que, todo este grupillo de negociantes de la política, están tratando de armar una "gavilla" para ver si le pueden ganar a Leonidas Gómez, que seguramente será el próximo gobernador, duélale a quien le duela.

Y para rematar, los "decrépitos" partidos Liberal y Conservador de Santander, esperando a ver que árbol les da mejor sombra para decidir a cuál candidato "coavalar" y subirse en el tren de la victoria, para que al final les boten algunas migajas de "mermelada" o al menos les mantengan algo de la denigrante burocracia que solo tienen para ofrecer.

Se dice que en Bucaramanga y el Área metropolitana la cosa esta peor. Hay denuncias que un Alcalde está comprando avales de todos los partidos, para crear un "cerco democrático" o encerrona y evitar que salgan candidatos diferentes a su pupilo. La millonada que está pagando dizque es una cosa inimaginable.

Todas esas mañas, tramoyas, piruetas y componendas corruptas están hoy a la orden del día para las elecciones del próximo mes de octubre.

En García Rovira, el Centro Democrático tiene a dos representantes ofreciendo avales y hasta en todos los medios Nacionales fueron noticia los avales del ex-senador Alirio Villamizar, (famoso por el carrusel de las Notarías: cobraba coimas por sus sueldos a los Notarios que recomendaba) hablando en nombre del partido del presidente de la República y repartiendo a dedo aval por aval en cada municipio que visitó y por otro lado el Representante Edwin Ballesteros, que al parecer se quedó solo con su candidato a la Gobernación, porque hasta los más acérrimos Uribistas se le fugaron para otras campañas.

Hoy, para pasarse la galleta de la Ley de partidos, se inventaron hasta una certificación del secretario general de los partidos, para que les autorice apoyar a candidatos diferentes al que se avala directamente por el movimiento político y así cada uno haga lo que se le dé la gana. Bonita disciplina de partidos, ¿verdad?

En conclusión, no se extrañen que próximamente hablemos en Colombia del "Cartel de los avales", un nuevo episodio de la corrupta clase política que nos gobierna y gobernará por siempre, a no ser que Ud, que lee esta columna, reaccione y con su voto no permita que esta mafia, que hasta para postularse acuden a la corrupción, salga elegida en su Departamento o en su Municipio.

viernes, 21 de junio de 2019

La mística de la “la fiesta de la gallina” en San José de Miranda


Por Rubén Darío Rodríguez López

Año tras año, para el puente festivo que llaman del "Sagrado Corazón de Jesús", la iglesia católica celebra a nivel mundial la fiesta que lleva su nombre, pero de manera especial y tal vez única en el Mundo, en San José de Miranda se conserva una tradición que reúne a todas las familias del municipio (y residentes en cualquier parte), para realizar en primer lugar, un acto místico (acto teológico que une al hombre con lo divino y en especial con la contemplación de Dios) denominado "entronización de las familias al Sagrado Corazón de Jesús" y en segundo lugar, un acto cultural, ya que hace parte fundamental de nuestras tradiciones y se le denomina comúnmente como el "Día de la gallina". ¿Pero, cuál es su historia y la forma de celebrarlo?

La iglesia católica le confiere al Padre Mateo Crawley-Boevey y Murga, ser el promotor contemporáneo del apostolado del corazón de Jesús. Este padre nació en Tingo, ciudad cercana a Arequipa (Perú) y formado en el colegio de los Sagrados Corazones, de Valparaíso (Chile). Allí vivió muy de cerca el terremoto de 1906, tanto que su entrega incondicional al servicio de los damnificados lo enfermó y por recomendación médica fue necesario enviarlo a reposo a Europa, donde logró reunirse con el Papa San Pio X a quien confió su proyecto misionero de "entronización de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares", despertando total interés por parte del prelado bajo el lema "salvar la familia es salvar la sociedad". 

Para Nicolás Galeano del periódico El Campesino, en Colombia, la Constitución de 1886, que comenzaba invocando a Dios como "fuente suprema de toda autoridad" y estableció la religión católica como propia de la Nación, por ser profesada por la mayoría de colombianos, aprobada bajo el mandato conservador de Rafael Núñez, desató una de las más cruentas guerras entre conservadores y liberales, denominada la guerra de los "Mil días". Su rudeza y crueldad amenazaba con una catástrofe Nacional, razón por la cual el arzobispo de Bogotá, Monseñor Bernardo Herrera Restrepo, iluminado por su luz interior, concibió que, como único medio para conseguir la tan anhelada paz, sugerir a José Manuel Marroquín, Vicepresidente de la República encargado, la Consagración de la República de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús, con su voto para la construcción de un templo en su honor, y que hoy se conoce como el templo del "voto nacional".  De ahí el nombre del "país del Sagrado Corazón".

En San José de Miranda (Santander), esta fiesta recibe tradicionalmente el nombre del "Día de la gallina", una fiesta familiar que tuvo su origen en las grandes devociones del fundador del municipio, el Padre Isidoro Miranda Morantes. Su primera celebración se llevó a cabo el 20 de junio de 1920, cinco años después de su fundación en el nuevo sitio que hoy conocemos. ¿Pero, en qué consiste la entronización de las familias al Sagrado Corazón de Jesús? 

Para el Papa Benedicto XV, consiste en la instalación de la imagen del Sagrado Corazón, como en un trono, en el sitio más noble de la casa, de tal suerte que Jesucristo, Nuestro Señor reine visiblemente en los hogares católicos. "El acto de entronización es desarrollado una vez ubicada en una especie de "trono" la imagen del Sagrado Corazón, debidamente bendecida y el jefe de la familia preside la oración. La casa puede arreglarse como para un día de fiesta, pero con buen gusto. El trono debe estar alzado en el lugar más noble y adornado de flores y candelas. Al acto sería muy bueno que fueran invitados los vecinos y amigos más estrechos de la familia y tener preparado un refrigerio para obsequiarles por su presencia. A continuación, se lee el acto de reparación al Sagrado Corazón y sus letanías. Acabadas éstas, el cabeza de familia pronuncia el acto de consagración de su hogar y se suele terminar con el canto de algún himno a Cristo Rey y la Salve a la Virgen. Después de la ceremonia y del refrigerio a los invitados, sería recomendable que la familia tuviera una comida o cena, preferiblemente con el sacerdote como invitado".

Todo el protocolo anterior ha sido fiel y sagradamente inculcado a los mirandinos, generación tras generación y año tras año, sin interrupción, con algunas particularidades.  Este día especial para los mirandinos, se celebra una eucaristía en el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios a eso de las 10 de la mañana y a las 12 en punto del mediodía se da inicio al acto de entronización de las familias, con el protocolo mencionado en cada uno de los hogares, tanto del sector urbano como rural y acompañado de un repique de campanas y de la más impresionante quema de quintos de pólvora, que se logra escuchar en todos los municipios de la región. El padre Isidoro Miranda, en aras de fomentar la solidaridad y la unión familiar, propuso compartir un plato de comida con las familias más pobres y sugirió como plato central un suculento "sancocho de gallina". De ahí el nombre tradicional de esta celebración. Me atrevería a decir que este acto católico ha permitido que nuestras familias sean duraderas, es decir, los matrimonios mirandinos perduran por mucho tiempo, por no decir que toda la vida. Creería que el número de divorcios celebrado en el juzgado municipal es de cero.

Esta tradición se convierte en un patrimonio intangible para el Municipio y debe ser rescatada y resaltada como tal, para que se convierta en uno de los eventos tradicionales que ayuden a la promoción del turismo religioso, que poco a poco se deberá emprender en San José de Miranda. La actual administración ha dado pasos muy importantes para embellecer el Santuario y el municipio en general, así como la potabilización del agua, lo que permite pensar en un buen inicio para la consolidación del turismo en general, pero para continuar esta senda, se necesita de líderes que conozcan la historia, la cultura, las tradiciones y que conozcan de desarrollo turístico, de desarrollo urbanístico, de desarrollo agroindustrial.

Ojalá los mirandinos entiendan que el próximo mes de octubre es necesario elegir un Alcalde que entienda de estos temas y no se equivoquen eligiendo a aquellos que solamente tienen como bandera un azadón, una ruana o un sombrero para parecerse a un campesino, pero una vez los eligen, solo llegan a dividir la comunidad y a embriagarse de poder y a echar plomo y no precisamente durante el "Día de la gallina".

lunes, 20 de mayo de 2019

“La normalización de la injusticia”


Por Rubén Darío Rodríguez López

La justicia, en sentido formal, es el conjunto de normas codificadas aplicadas por jueces sobre las cuales el Estado imparte justicia cuándo éstas son violadas, suprimiendo la acción o inacción que generó la afectación del bien común. 

La justicia es representada con una figura de mujer que lleva los ojos vendados, una balanza en una mano y una espada en la otra.  Los ojos vendados destacan que la justicia no mira a las personas y es igual para todos. La balanza figura el juicio que determinará poniendo a cada lado de la balanza los argumentos y pruebas presentados, y según su peso se inclinan hacia la culpabilidad o inocencia de quien está siendo sujeto de un juzgamiento y la espada expresa que la justicia castigará con mano dura a los culpables de la violación de las normas codificadas.

Según esta definición y representación, se podría decir que este valor universal se estuviera tergiversando, manipulando o, peor aún, ignorando en nuestro país. En las últimas décadas Colombia ha venido sufriendo un ataque delincuencial por parte de diferentes actores y desde diferentes sectores, que han puesto en entredicho la moralidad, la eficacia y sobretodo la razón de ser del aparato judicial.

Nuestra generación ha tenido que vivir en sangre propia una ola de sinsabores y decepciones al ver cómo cada día suceden violaciones a todos los derechos fundamentales de la sociedad, ver cómo los valores morales de los ciudadanos se han venido a pique en nuestra comunidad y cómo hemos normalizado una convivencia con horrores, errores, equivocaciones, omisiones, etc., que nos volvieron por una parte muy desconfiados de que la justicia funcione y se aplique como debe ser con los delincuentes, y por otro, una indiferencia con esta clase de sucesos. Recuerdo la campaña del profesor Mockus, cuándo creo la figura de una "vacuna" contra la indiferencia de la sociedad frente a los principales hechos de corrupción que se presentan en el país. 

Pareciera que la Justicia se hubiera quitado la venda que simboliza el actuar de manera equitativa frente a todos los ciudadanos; todos conocemos muchos casos donde se deja ver que algunos jueces, magistrados o fiscales, aplican la jurisprudencia dependiendo a quien están juzgando. Hay estratificación en los fallos, es claro que hay una clase de justicia para delincuentes que denominamos de "cuello blanco" y otra para los que denominamos los de "ruana", pero lo peor de esto es cómo la ciudadanía, conocedora de que algunos personajes se han beneficiado de fallos imparciales, principalmente en hechos de corrupción de funcionarios y políticos tradicionales, una vez son absueltos de manera injusta y descarada, actúan como si nada hubiera pasado y vuelven a preponderarlos y hasta a defenderlos, hasta el punto de hacer creer que fueron víctimas y no victimarios de la sociedad.

También está claro que la balanza utilizada por la justicia se está inclinando hacia los delincuentes que manipulan, desaparecen y tergiversan las pruebas, los testigos, los testimonios y se valen de cuanta artimaña encuentran, logrando salir triunfantes en procesos que a simple vista su culpabilidad es indiscutible.

Y qué no decir del desprestigio de la espada de la justicia, la que debería impartir un verdadero castigo. Hoy no hay castigo verdadero para quienes violan la Ley, no hay penas racionales que asusten o que preocupen a cualquier delincuente. Un ratero o fletero sabe que en 2 o 3 días está libre, un violador sabe que en pocos años volverá a tener el campo abierto para seguir haciendo sus fechorías y  uno no sabe si reír o llorar de ver el descaro, la desfachatez, el cinismo y la arrogancia de los políticos corruptos, que tienen muy claro que se roban miles de millones de pesos y que en caso de ser condenados, su paso por una celda está casi descartado, (creería que solamente un 10% de corruptos son condenados y la mitad de estos son llevados a prisión) y cuando son llevados a prisión, generalmente van a "clubes sociales", llamadas cárceles de mediana seguridad o en el peor de los casos, van a disfrutar "mansión por cárcel" en sus lujosas viviendas, contando hasta con escoltas, porque pueden ser víctimas de los otros delincuentes que les ayudaron a hacer los desfalcos de los recursos públicos.

Ahora, no es que los delincuentes actúen solos, está claro que pasan todas estas cosas porque el sistema judicial también esta permeado por la corrupción, porque la justicia tiene "valor", tiene precio y se puede comprar. Además, el sistema judicial en Colombia está politizado y dentro de él se cometen los principales delitos de Cohecho, de tráfico de influencias (yo te elijo, tú me elijes), de filtraciones, de chuzadas. Un proceso judicial no se gana hoy en un juzgado, se gana en una cafetería, en un restaurante, en un club o en una parcela.

Todo lo anterior se nos volvió costumbre, tanto que hasta pensamos que es normal y que lo anormal es que se imparta justicia, que cuando se hace justicia ni creemos, nos cuesta asimilarlo. En Colombia es anormal que un político sea honesto; a tal punto que, cuando un político sale bueno (son muy pocos, pero los hay), se le mandan en gavilla todas las "jaurías" corruptas hasta que lo tumban (le quitan la curul o lo inhabilitan), pero eso solo le pasa a los que son "raros", es decir a los que son honestos.

El mensaje para nuestra sociedad es claro y contundente, SER DELINCUENTE EN COLOMBIA ES HOY UNA OPCIÓN DE PROSPERIDAD, es una opción de vida y hasta digna, pero un HONESTO es un bicho raro. Hasta allá nos ha llevado esta manada de sinvergüenzas que se han apoderado y encriptado en el Poder y que pareciera que perdurarán por los siglos de los siglos, a no ser que los bichos raros seamos más y dejemos de normalizar y convivir con tanta delincuencia.

domingo, 21 de abril de 2019

“La ciudad perdida”


Por Rubén Darío Rodríguez López

Cuando me llevaron a vivir a Málaga, (para la década de los 80), no podía creer que fuera posible llegar a esa ciudad tan grande y que para esa época se catalogaba como la verdadera capital de la provincia, se respiraba progreso, se veía mucha gente, mucho comercio, los barrios que se construían contenían mucho aporte comunitario, eran verdaderos vecindarios, las empresas que había eran pujantes y sus líderes inspiraban respeto y honorabilidad inmensa. Había un Club del Comercio donde personas influyentes se reunían a compartir y a pensar en el desarrollo de la ciudad. Llegar allí, no era posible para todos, era un grupo selecto.

Los gremios de comerciantes, transportadores, ganaderos, harineros, etc., y con ellos la gran cantidad de servidores públicos (empleados oficiales del poder judicial, del sector salud, profesores, de la secretaría de obras públicas, secretaría de agricultura, Idema, ICA, Corpoica, entre otros), hacían de Málaga una ciudad muy próspera, su unión y su compromiso les permitía liderar, no solo su municipio, sino ser referencia para los demás municipios de la provincia. Málaga era verdaderamente un centro de servicios, el único municipio con diversos servicios bancarios, con excelentes colegios, el hospital regional, universidad, centro de acopio y un mercado agropecuario muy fuerte, desarrollado únicamente los días sábados. Su población oscilaba entre unos 20 mil a 22 mil habitantes.

Hoy, tres décadas y media después, de eso no queda nada. Si bien es cierto, ha tenido un crecimiento urbano, éste no ha sido el mejor; hoy su desarrollo urbanístico es una colcha de retazos, es un desorden, no hay planeación, no hay un derrotero que pretenda llevar a Málaga hacia una misma dirección, todos construyen donde quieren y hacen lo que se les da la gana; construyen a medias, dejan obras inconclusas, casa-lotes abandonadas y hacen del espacio público un berenjenal. La entrada por el Norte de la ciudad esta revuelta entre casas, lotes industriales, fincas, cocheras, talleres, burdeles, caleras, en fin, no se sabe si es la entrada o la salida y por el costado sur, los que vienen de Bogotá encuentran un desorden peor. Reconozco que la salida hacia Bucaramanga mejoró mucho con el arreglo que hicieron hace poco tiempo.

Del comercio, hoy es lo más parecido a un "San Andresito", mucha ropa, zapatos, electrodomésticos, licor y comida rápida. Ya no existen muchos supermercados de abarrotes y dejarán de existir gracias a la llegada de justo & bueno y D1, que están arrasando con los mercados tradicionales. Pero sus comerciantes no son unidos, existe un pequeño grupo que hace maromas y esfuerzos, que se pierde en la pluralidad de comerciantes que tiene Málaga hoy en día. Málaga, desde inicios del siglo XXI, a raíz del fuerte desplazamiento que generó el recrudecimiento de la violencia, sus colonos se llevaron sus negocios a otras ciudades o simplemente se fueron y los que tuvieron que salir de otros municipios de la provincia se asentaron en Málaga y por esto viene siendo habitada por personas que no son de Málaga, son de otros municipios, hasta paisas han llegado por ahí y a mi manera de ver, esto ha provocado que la ciudad sea de todos y de ninguno.

Málaga ha dejado de ser líder en la región. Eso quiere decir que ha perdido dinamismo económico, dinamismo social, ha carecido de dolientes, de personas que quieran y que amen a Málaga. Hoy no hay esos líderes respetables y honorables, hoy Málaga está siendo liderada y gobernada por personas, que no son de Málaga, que gobiernan en cuerpo ajeno, que no les duele en lo más mínimo que la ciudad esté cada día en un deterioro progresivo, no solo en su desarrollo urbanístico, sino también en su pobreza, en su abandono, en su calidad de vida, en su cultura y qué no decir del abandono de la población juvenil, sin espacios deportivos, sin apoyo, sin política de emprendimiento y de incentivos.

Los Concejales hoy se han convertido en una "cuadrilla" de acompañantes del gobernante de turno, pegados a cualquier migaja de mermelada que les unten, a cualquier negocio o componenda que les propongan o, peor aún, atentos a empeñar hasta los escritorios de su corporación, con tal de que se lucren de cualquier torcido. Hay algunos concejales que se rescatan, no muchos, que han tenido el valor de denunciar y no dejar concretar negocios que buscan "hipotecar" los servicios públicos del municipio, para que la gente pague hasta por 20 años o más.

Vienen elecciones de Alcaldes y Concejales y el panorama no es muy alentador. Se dice en los corrillos políticos que hay un gran número de precandidatos y que algunos de ellos ya tienen patrocinador, ya tienen el inversionista, se habla que tienen más de 2 mil millones de pesos para invertir en la campaña. Que estos inversionistas están listos para gobernar durante muchos años más en cuerpo ajeno, que seguirán poniendo testaferros, títeres y marionetas para poder concretar sus negocios, sus contratos, sus licitaciones, sus asesores, que lo único que están dispuestos a garantizar es que todo siga igual o peor y que los malagueños sigan siendo tratados como ignorantes, vende votos o convertidos en cómplices de la corrupción.

Por eso, los verdaderos malagueños prefieren solamente regresar a principio de año, donde la rumba, el carnaval y los familiares, hacen ver la ciudad bonita, la ciudad acogedora, pero que después del puente de reyes vuelve a ser la "ciudad perdida", nombre que le colocaron a un parque arqueológico (no sé, si se pueda llamar así, ojalá así lo sea), que se encontró en la vereda el Alisal y que hace también honor a la Málaga de hoy.


Libre de virus. www.avast.com

viernes, 29 de marzo de 2019

¡Santander… ni un paso adelante!



Por Rubén Darío Rodríguez López

Los santandereanos somos reconocidos mundialmente por la rudeza, la capacidad de trabajo, nuestro lenguaje marcado, pero principalmente por nuestra pujanza, como dice nuestro himno "Siempre adelante, Ni un paso atrás". Un Departamento incrustado en las montañas de los Andes, con miles de características que lo hacen difícil de desarrollar, difícil de comunicar por vía terrestre con las regiones centrales y el Caribe, lo que nos exige en muchos casos hacer doble esfuerzo para poder estar a la vanguardia en materia de competitividad.

Sin embargo, el futuro que nos espera no es el más prometedor, al menos en cuanto a inversión pública, ejecución y terminación de las principales obras de infraestructura que demanda el Departamento se refiere, las cuales no están garantizadas dentro del nuevo Plan Nacional de Desarrollo, próximo a aprobarse.

Queda claro entonces, que, hoy Santander carece de liderazgo político a nivel Nacional, no tenemos quién vele por los intereses del Departamento, no tenemos quien "Responda por el Departamento" como suele afirmarlo el representante Edwin Ballesteros, del partido de gobierno Centro Democrático. No ha salido absolutamente un solo comunicado en conjunto de los Senadores y Representantes santandereanos argumentando, o al menos aclarando, que pasó con tremendo desplante que se está haciendo con el departamento. Cada uno a su manera está tratando de lavarse las manos, unos defendiendo lo indefendible, otros en completo silencio y uno que otro, tal vez el Representante Fabián Díaz del partido Alianza Verde ha rechazado tremendo descuido de parte de los que están planeando las inversiones a nivel Nacional, y un chispazo del Representante Ciro Fernández, quien por obvias razones ha puesto sobre la mesa el incumplimiento de los gobiernos anteriores y el actual a la modernización de la refinería de Barrancabermeja, que la han embolatado gobierno tras gobierno.

Así las cosas, al menos en este Plan de Desarrollo denominado "PACTO POR COLOMBIA, PACTO POR LA EQUIDAD", Santander no quedó dentro del pacto. De una inversión proyectada de 33 billones de pesos para el Departamento, plantean que un 40%, es decir, 12 billones aproximadamente, sean invertidos por el sector privado, lo que solo es una hipótesis, pero no es una realidad, los demás recursos son los giros ordinarios para la salud y educación de transferencias de participación general. En este presupuesto dejan algunos recursos para la continuidad de la ruta del sol, un poco para la doble calzada Bucaramanga-Cúcuta y no expresa tácitamente un valor para la refinería de Barrancabermeja, pero con estos recursos no se garantiza su culminación. No se presupuesta absolutamente un solo peso para las vías secundarias y terciarias, lo cual lo deja bajo la total responsabilidad del gobierno Departamental.

Adicionalmente, en lo ambiental y como un factor negativo para el departamento, el Plan Nacional de Desarrollo abre las puertas nuevamente a la explotación minera en los páramos colombianos, de los cuales Santander hace parte de al menos tres corredores ambientales susceptibles a ser intervenidos por la explotación minera a campo abierto (Santurbán, Almorzadero y Pisba) y adicionalmente, se permitirá la explotación petrolera a través de la fracturación hidráulica o estimulación hidráulica (fracking), que, según algunos ambientalistas, traería consecuencias catastróficas para el medio ambiente y para la sostenibilidad ambiental de la región. 

El panorama para García Rovira no se ve muy halagador. No se presupuestaron recursos para la vía Málaga-Curos, ni para la Troncal del Norte (Pamplona-Málaga-Duitama), ahora nadie responde por el puente Hisgaura que se comió la bobadita de 107 mil millones y que está en entredicho su operación y mantenimiento. En fin, a mi manera de ver no hay razones para ser optimista en los próximos años en cuanto al desarrollo regional.

Con todo lo expuesto en los párrafos anteriores, también queda claro que los políticos santandereanos siguen velando por sus propios intereses, por ubicar a sus familiares y testaferros en los principales cargos de gobierno, pero no por los intereses globales del Departamento. Hoy están ocupados y asustados porque vienen las elecciones regionales y no tienen nada que mostrar y menos que ofrecer, (o tal vez sí, falsas promesas) a sus ingenuos e ignorantes electores. También están doblemente asustados porque, así como nunca se han unido para sacar adelante el Departamento, mucho menos se van a unir para tener un candidato a la Gobernación que les garantice la continuidad de sus "fami-empresas electorales".  Sus egos, sus negocios, su avaricia y su parcelación de las empresas del Estado, los llevarán a una derrota indiscutible el próximo mes de octubre. 

Quisiera ver las cosas de otra manera y ser más optimista, pero no veo que Santander pueda dar un paso adelante hacia el desarrollo con éstos incipientes recursos. Y aunado a lo anterior, y por lo que he sondeado en los municipios de la región, la elección de próximos Alcaldes, tampoco ayudará mucho a la concreción de un verdadero desarrollo regional. Por lo visto, pareciera ser que los únicos requisitos para ser candidato es tener plata para comprar votos, o no tenerla, pero si tener ganas de llenarse a punta de corrupción. Hay muchos precandidatos de éstos, que siguen creyendo que solamente con llegar con tulas de plata la gente los va a elegir. Habrá muchos que todavía venden su voto, o en su ignorancia se dejan vender "promesas de aire", pero creo que hay una sensación ineludible y es que también hay muchos que ya no les comen cuento y que cada día somos más.

Recomendación:  Ojo con los aspirantes a segundos períodos. Son nefastos para la Nación, para los Departamentos y Municipios.  No lo digo yo, lo dicen las experiencias. No se dejen engatusar nuevamente, si no hicieron cuando tuvieron la primera oportunidad, mucho menos en la segunda. Si robaron, se enriquecieron y ya se tiraron la plata en sus lujos y negocios, quieren una segunda oportunidad para robar más y recuperarse de su fracaso económico y vuelven a repetir las mismas cagadas y bestialidades que hicieron en el primer gobierno.