jueves, 14 de diciembre de 2017

“El cristo de espaldas”

Rubén Darío Rodríguez López

No me voy a referir directamente al texto del libro de Eduardo Caballero Calderón, denominado como el titulo de esta columna, pero sí justamente coincide en muchas de mis apreciaciones que expresaré a continuación.

Como he manifestado en columnas anteriores soy una persona católica, nacida en un pueblo muy conservador de los que llamaban "godos", sin embargo, hoy conservo lo primero y de godo no me queda mucho. En el camino de seguir a Cristo me he llevado sorpresas agradables y desagradables, dentro de las agradables, el poder sentir y vivir la fuerza espiritual que conlleva este camino y la grandeza de los actos de fe que he podido comprobar y tener la oportunidad de servir y ayudar al prójimo; y desagradables, el encontrar personas que dicen profesar la fe católica, van a misa, asisten a retiros, pero actúan de manera contraria a los preceptos de la religión Católica, es decir, son "hipócritas".

Estos "hipócritas" llevan la investidura de Políticos o servidores públicos, es decir, representan al pueblo en instituciones del ejecutivo como Alcaldías, Gobernaciones, Ministerios y desde la misma Presidencia. Otros representan al pueblo desde instituciones judiciales como Juzgados, Tribunales, Cortes, Fiscalías, Contralorías, Procuradurías, Personerías y otros nos representan desde el poder legislativo como Concejos, Asambleas, Cámaras de Representantes y Senado.

Muchos de ellos no "cachan" misa diaria o dominical, andan con rosario en mano, participan de los grupos de "Emaús", "Caminos", "Lazos marianos", etc.  Demuestran su fe delante de todo el pueblo y cada vez que se suben a tarima evocan con mucha efusión a "DIOS Y LA VIRGENCITA", sin embargo, me he preguntado ¿a qué Dios siguen ellos? ¿Al católico?, ¿a Jesucristo?; de ser así, no entiendo como hay personas de esta investidura que son capaces de hacer oración en la mañana y salir a buscar durante el día la forma de robarse los recursos públicos.

Hemos visto como un ex-procurador solía tener en su oficina una imagen de Cristo e impartía la doctrina desde su cargo, pero a su vez sobornaba con cargos o puestos a Senadores, Representantes y Magistrados, jugando al "tú me eliges, yo te elijo" y como parte de pago, engavetaba los procesos de las personas que lo eligieron. Muy católico el Dr., pero muy corrupta su acción.

Hay un expresidente de nuestro país, que asiste a misa rutinariamente, se saca fotos arrodillado frente al santísimo y hace pactos con los cristianos, con los evangélicos, con los protestantes, con el que le toque, con tal de acaparar sus votos. Éste mismo ex -presidente tiene mas de 300 investigaciones por desapariciones, por promover grupos al margen de la Ley, que ha involucrado a sus hijos en grandes negocios, sin importar si estaban violando o no las leyes colombianas.  ¿A qué santísimo le orará? O, ¿será solo de fachada?

No cabe en mi cabeza cómo un Magistrado de la corte puso a su hija en cuanto cargo se le ofreciera, pero adicionalmente la ponía a cobrar "coimas" a las personas a quienes les ayudaba a conseguir un contrato de prestación de servicios. ¿Qué clase de papá es ese? ¿Le enseña a su hija a ser corrupta? Es un tipo muy "Malo", ¡Dios!!!  El caso de Ñoño Elías  es tal vez el caso más desconsolador familiarmente hablando. En la Costa y en el país entero, todo el mundo sabe de los negocios torcidos de los políticos, saben de dónde sacan la plata, de qué contratos, de qué dependencias, de qué ministerios y cómo logran su fortuna en menos de un periodo gubernamental; pero ya se han acostumbrado a convivir con esas riquezas efímeras y vertiginosas de sus gobernantes, pero que ponga a su familia (esposa e hijos menores de edad) a publicar un video, donde ellos juran y aseguran que su esposo y padre es un perseguido político y no un corrupto, deja ver que a muchos de los políticos, la avaricia se los traga junto a su familia, sin medir las consecuencias de sus actos.

También he visto a mucho político santandereano en retiros espirituales como "EMAUS", me he encontrado con ex -gobernadores, representantes, senadores y todos ellos muy simpáticos con la camiseta polo blanca y el logo del grupo espiritual, pero todos cuestionados e investigados por casos de corrupción. Y yo me cuestiono, ¿será que de verdad ellos llevan doble vida, una con Dios y una con la realidad de sus andanzas? ¿Qué le dicen a sus hijos o a sus esposas? que sigan su camino?, que se valgan de todo para llegar al poder?, lo voy a poner a Ud. hijo o esposa a la Cámara o Senado, porque estoy investigado? que compren votos, que engañen a la gente?, como le explicarán a sus hijos cuando caen presos por la justicia, que a veces funciona? Los podrán mirar a los ojos de frente?

El caso más patético y sin escrúpulos religiosos, es el de nuestro paisano Lucho Bohórquez, capturado el pasado "viernes negro" en la ciudad de Bucaramanga;  (Menos mal lo capturaron en el parqueadero de su casa y no en la iglesia, se disponía a asistir a la eucaristía fúnebre del exdiputado Nelson Franco), se le atribuye y se le investiga el desfalco de aproximadamente 15.000 millones de pesos a través de una iglesia llamada "manantial de amor", de propiedad de algunos de sus familiares más cercanos; es decir, según la Fiscalía, utilizó una organización religiosa para sacar recursos públicos de la Alcaldía de Bucaramanga y al igual que el Ñoño Elías, puso a su hija a publicar un video, donde argumenta que su papá no tiene nada que ver con los cargos que se le investigan, sino que también es un perseguido político. 

Pues dicen por ahí, que "el que peca y reza empata", pero a mi manera de ver es una vulgar costumbre y mal negocio con Dios. Porque podrán cuadrar y corromper a quienes imparten justicia en Colombia, a quienes ponen ellos mismos en las entidades de control, podrán engañar a sus esposas, hijos y familiares, pero a la justicia Divina no creo, esta es infalible y no falla. Y cierro con la frase del libro de Eduardo Caballero Calderón: "Perdónalos Señor, porque no saben lo que hacen".

NOTA: No puedo pasar la oportunidad para agradecer la paciencia y sus buenos comentarios para con mis columnas, durante el presente año. Deseo que tengan una Feliz Navidad y un muy prospero año 2018.

RUBEN DARIO RODRIGUEZ LOPEZ