viernes, 21 de julio de 2017

“El cartel de las elecciones”

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)


En Colombia es muy común escuchar la palabra "Cartel" para señalar un grupo delincuencial, de hecho, solamente en Wikipedia, se define así: "CARTEL; son los términos con los que se identifica a una gran organización ilícita o a un conjunto de organizaciones criminales que establecen acuerdos de autoprotección, colaboración y reparto de territorios (plazas) para llevar a cabo sus actividades criminales…". Desde muy pequeño me familiaricé con las noticias del cartel de Medellín, el cartel de Cali y hoy por hoy, los más sonados entre otros están: el cartel de los sapos, el de los pañales, el de la hemofilia, el de los refrigerios, el de los medicamentos, el de los contratistas, el del contrabando, el de los falsos testigos, el de la restitución de tierras,  etc. Todos hacen parte del andamiaje de la más grande corrupción que se hubiese conocido en nuestro país a través de la historia.

Se aproximan las Elecciones de Presidencia y representantes a Cámara y Senado y desde ya empiezan a estructurarse los "carteles de las elecciones", sí, lo digo así, porque hoy ya no hay partidos políticos serios, partidos grandes, que representen ideología alguna. Los partidos políticos se convirtieron en organizaciones de personajes con linaje o apellido de familia política tradicional, que se apoderan de la organización y se asocian a través de los avales con los peores personajes de las peores calañas que hay en las regiones para repartirse los recursos públicos a como dé lugar y de cualquier manera. Casi que se asemejan a una empresa criminal. (Reconociendo que los recursos públicos, son tan sagrados como la vida).

Hoy los lideres cabeza de partidos no actúan con la dignidad que lo amerita, no lideran un pensamiento, una propuesta, sino que lideran la conformación de una empresa que compre votos, que compre avales, una empresa que gane adeptos con engaños, con mentiras, con triquiñuelas. (Todo vale) y estos líderes terminan actuando como cualquier Capo de cartel, ya no se les dice presidente, sino se les llama como "el patrón", "el jefe de jefes" "el número 1", etc.

La campaña Presidencial que se avecina, se presume estará disputada por dos grandes carteles de  las elecciones. Uno representado por "El patrón", que promueve el odio, la guerra, la violencia y que se jacta de tildar de corruptos a sus contrincantes, sin mirar la viga que tiene en su ojo. Este cartel está muy bien estructurado, ya que cuenta con una "banda" de colaboradores, que a ciegas se hacen hasta matar por defender lo que diga "el Jefe". Es tan así que su slogan de campaña desde ya se menciona, va a ser "yo  voto por el que mande el patrón". El otro cartel está más desordenado, ya que su "patrón", está muy desprestigiado con el pueblo y ha perdido poder con respecto a las "bandas" que le colaboran. Este cartel hoy no le hace caso a un solo patrón, porque algunos de sus "testaferros" están armando toldo aparte. Este grupo se autodenomina "los pacifistas", los que lograron la paz del país, los que quieren seguir manejando a Colombia a punta de mermelada y de "fast track", que significa por la vía rápida.

Sin embargo, hay otros partidos que no funcionan tan "cartel" y cuentan con personas que han demostrado dignidad, transparencia y coherencia en sus acciones, pero a estos les toco el papel del "bloque de búsqueda" porque son los que, gracias a ellos, hoy se han podido destapar las ollas podridas de los carteles que mencione en el párrafo anterior. Estos no cuentan con las "agallas" de la maldad, de la avaricia, de la codicia y por eso tienen pocos seguidores y terminamos viéndolos como los partidos de los imposibles.

Por otro lado, para las campañas de Senado y Cámara también empiezan a armarse los carteles regionales, ya empiezan a sonar los acuerdos, la repartición de las regiones, de los pueblos, de las veredas, como si fuera el "micro mercado" del cartel. En Santander también hay capos regionales, quienes se adueñaron de las curules del Departamento, les han sacado todo el jugo y piensan seguirlas exprimiendo hasta que mueran y más allá, a través del "NEPOTISMO" (Trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos) reinante y galopante en la región y lo peor aún, se autodenominarán como "los promotores del cambio" en las próximas elecciones.

Para Senado, el panorama va a estar igual o peor.  El partido liberal lanzará al Capo de Capos de la política. Al Sr Serpa Uribe, a quien se le desbarató la Cámara de Jaime Durán y ahora está más centrado en Bogotá, a través de su hijo que es Concejal en el Distrito y ya le consiguió quien le  busque votos allí. Lo sigue Edgar "Pote" Gómez, quien no suelta a su socio fiel Jaime Durán, que le iba a traicionar con Serpa, pero algo hizo el Pote, que le perdonó el intento de infidelidad y lo trajo nuevamente a su guarida (no debió ser a punta de cariños, cuál sería el riesgo de desbaratar esa sociedad?) y para terminar postularán a Pinto (hoy presidente de la cámara), quien  armo cartel aparte con el hoy representante Fredy Anaya, quien como buen Capo político, no quiere dejar el poder en manos de testaferro alguno, sino que lo delega a su señora Esposa, quien le hará la cámara al Dr. Pinto. Y hay que esperar la reacción de las otras "sagas", que están pidiendo cupo, pero que los votos no les alcanzarían si se lanzan todos. Qué hará la saga de los Tavera, la de Honorio Galvis, la de Carlos Alberto Morales, todos estos con ganas de poder y haciendo fila.

La "saga" de los Aguilar también empiezan a moverse en el "bajo mundo" político, parece que aprendieron la lección de que Familia desunida, familia que pierde y entonces van a hacer algunas rotaciones en sus designaciones, pero dejando bien claro, que ninguno de sus "testaferros" tiene todavía cancha para seguirlos en el poder, entonces Richard va al Senado y se dice que Mauricio iría a la Gobernación, pero eso si la cabeza de la saga sigue en manos de "el coronel".

Los conservadores no se quedan atrás. Los Díaz Mateus ya no apoyarán a Lina, sino que lanzan a uno de ellos mismos, dicen que a Néstor, el que fue Alcalde de Florida, pero también está Cardozo y Chucho Becerra, los ex Alcaldes de Piedecuesta.

No sigo porque no me alcanza el espacio. Como se puede ver, ese es el panorama de cambio que tiene Colombia y Santander en las próximas elecciones. Un panorama no muy alentador, para nada renovador, siguen los mismos con las mismas.

Pareciera que no hay una luz al final del túnel, sin embargo, lo único cierto es que el que vota es Usted, yo, nosotros, los que estamos afuera de los carteles, nosotros somos los únicos que podemos cambiar esto votando a conciencia, votando en blanco, o puede salir alguien sensato que valga la pena votarle. Acuérdese que los que hemos elegido a los gobernantes en este país y en las regiones, solo representamos el 48% de la población apta para votar.  Si Usted no vota, porque es apolítico, porque es independiente, etc., por cualquier razón, va a tener que votar en las próximas elecciones y empujar para que el otro 52% de electores marquen la diferencia o votemos en contra de lo que hay o votemos a favor de alguien que no esté en estos "carteles", que bien jodido tienen a nuestro País y a nuestro Departamento.


¡Usted decide!


(*) ZOOTENCISTA. ESP ALTA GERENCIA


Libre de virus. www.avast.com