sábado, 17 de junio de 2017

¿Quién responde por la planeación y proyectos de la región?

Rubén Darío Rodríguez López (*)

Santander, junto a los departamentos de Norte de Santander y Boyacá, aún conserva en su división política una estructura por provincias, con lo que se pretende dar un carácter regional a unas zonas que se caracterizan por su homogeneidad en aspectos geográficos, topográficos, culturales, históricos y de algunos indicadores socio-económicos. 

Lo anterior supone que muchos de los programas, proyectos y políticas deberían hacerse conservando esta integralidad territorial y por ende, deberían generar un desarrollo regional en lo económico, lo social, lo cultural y lo político. Pero en realidad esto no sucede, lo he mencionado en columnas anteriores, la Gobernación de Santander y los Municipios que la integran, poco o nada hacen por implementar estrategias o proyectos de carácter regional, que conlleven a resolver problemas y necesidades similares entre los municipios y que por sí solos, le son imposibles afrontarlos.

Hace aproximadamente 20 años, Málaga, como capital de provincia, era una ciudad próspera, creciente, marcaba la pauta en la prestación de servicios de educación, de salud, de comercio agropecuario. El día sábado era un verdadero mercado regional que movía la economía de la región; se comercializaban toneladas de maíz y frijol, se recogía cantidades de frutas y verduras que eran llevadas a la ciudad de Bucaramanga y se sentía en el ambiente un liderazgo del municipio sobre los demás que conforman la provincia. Este liderazgo comercial era seguido por el municipio de Capitanejo, como centro fronterizo entre los departamentos de Santander y Boyacá, reunía toda la producción tabacalera de las dos provincias, se comercializaban y se intercambiaban productos como papa, hortalizas, productos de fique, arroz entre los dos departamentos, se podía decir que existía una congruencia de comerciantes que dinamizaban la economía de la región semana tras semana.   

Sin embargo, hoy, de esas ciudades líderes y sobresalientes sobre los demás municipios, ya no hay mucho. Hoy la provincia es un rompecabezas, con piezas sueltas por doquier. Cada municipio se cree la capital Nacional de algo, pero en realidad no existe hoy en la región un solo producto o una sola característica que represente la región en los niveles departamental o nacional. Hay que reconocer que en los 12 años anteriores los Alcaldes Municipales de esos períodos se mantuvieron unidos en torno a la necesidad de pavimentar las dos vías principales que recorren la región y lograron que se pavimentara el tramo de la troncal de Norte en un 90% y también se logró la consecución de una suma cercana a los 700 mil millones de pesos para el arreglo y pavimentación de algunos tramos de la vía Málaga- Curos, pero hasta ahí, pare de contar.

Hoy no se conocen cuales son los proyectos prioritarios de la Región, no existe la más mínima planeación regional, los Alcaldes actuales no tienen ni idea qué es hacer gestión por la región. No es concebible que mientras sus antecesores consiguieron más de 1 billón de pesos para las vías mencionadas, estos ni siquiera hayan sido capaces de conseguir 4.000 millones para una planta de beneficio regional, o 12.000 mil millones para una planta de procesamiento de leche, o de proyectar una planta de procesamiento de residuos sólidos (basurero) de carácter regional y que solucione de una vez por todas esta problemática que se tiene y solamente se les escucha decir, justificaciones viejas y sin fundamento.

La provincia no tiene un solo proyecto regional estructurado para presentar ante un Ministerio o ante el Presidente de la República; si alguno de ellos llegara a Málaga en los próximos días, no habría un proyecto para comprometerlo, solo con palabras y con ideas, pero como digo, ni un solo proyecto físico real.

El año anterior el Ministerio de Agricultura hizo el convenio de asociación Nro. 20151043 con la Equipe Técnica Internazionale per la Cooperazione – ETIC y ésta subcontrato a la Cámara de Comercio de Bucaramanga cuyo objeto era "articular esfuerzos técnicos, administrativos y financieros entre el MADR y esta organización", con la gestión y desarrollo de estrategias productivas rurales, contribuyendo al mejoramiento de las capacidades y generación de ingresos del pequeño productor y con la estructuración de los mecanismos e intervención integral en territorios establecidos con un perfil de Desarrollo Rural con Enfoque Territorial (DRET); dentro de los que estaban los 12 municipios de la provincia de García Rovira, no ha sido posible conocer el valor exacto, pero el convenio macro estuvo por encima de los 17.000 millones de pesos. 

Tuve la oportunidad de participar en dos talleres de éstos y en ninguno de los talleres hubo más de 4 Alcaldes, a mi manera de ver, es plata perdida, de eso no hay nada hoy en la región, se supone que entregarían un listado de proyectos priorizados y un documento con el diagnostico y toda la metodología de identificación y priorización, pero no ha sido posible hoy, después de 7 meses de liquidado el convenio, conocer cuál fue su resultado.  Eso sí, el MADER lo da como un excelente producto en su informe de gestión a diciembre de 2016. Y esto pasa y nadie, ningún Alcalde dice absolutamente nada.

 

Está claro que estos Alcaldes no tienen voluntad, ni quieren hacer nada por la región, cada uno escasamente busca para su municipio. Cada uno quiere ser mejor que el otro, hoy la competencia de los alcaldes es, quién hace las mejores ferias y fiestas, quién compra el mejor carro último modelo o quién chicanea más. Cada uno se hunde en su liderazgo municipal, no invierten un solo peso en la elaboración de proyectos, en lo único que se identifican como provincia es en el hablado, todos dicen las mismas justificaciones: "que son unos municipios pobres", "que el alcalde anterior no les dejo nada de presupuesto", se la pasan viajando todas las semanas a "hacer gestión" en Bucaramanga y Bogotá, pero no obtienen el mas mínimo resultado, no logran absolutamente nada. Y ni hablar de la Gobernación, el Dr. Tavera se volvió experto en tomarse fotos en los ríos y carreteras, visitando amigos y publicando en cuanta red social pueda, pero también se ha vuelto experto en eludir los compromisos regionales y se la pasa dando "trocitos" de recursos en cada municipio, pero nada para resolver aspectos regionales como debería ser.

 

Hoy tampoco hay una política clara de desarrollo agropecuario de la región, nadie hace nada por el problema de formalización de tierras (55% de los predios de la provincia están sin legalizar) y sin esto los pequeños productores no pueden acceder a ningún tipo de incentivo, no existe el estudio de uso de suelo de la región (que ya la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria  UPRA, ha hecho a nivel nacional, en casi todo el país). Pregunto: ¿qué Alcalde ha pedido esto para su municipio o para la provincia y poder hacer de manera actualizada una proyección sobre los cultivos que verdaderamente se adaptan a las tierras de la región?, ¿cuántos alcaldes están preocupados por la problemática social de la delimitación de los páramos y su uso actual?, ¿cual es el proyecto regional para el impacto de esta norma? y no sigo, porque nunca terminaría de enunciar el listado de necesidades de la provincia y que ni el departamento de Santander, ni las alcaldías tienen el más mínimo interés de resolver.

La provincia no da espera, la región se muere lentamente, se deteriora y no se ve ninguna señal de que las cosas puedan cambiar. Señor Gobernador y señores Alcaldes, dejen un poco su "parroquialidad" y saquen la cabeza un poco más arriba del límite político y administrativo local, quítense de la cabeza que cada uno solo puede hacer mejores cosas que el otro de manera individual y dejen de ser tan egoístas, pensando que si un proyecto no queda en su finca, entonces no sirve. 

Uno solo, o dos o tres proyectos regionales que se propongan, así sea solo hacer el documento de proyecto, la región se los reconocerá en un futuro, pero si no logran hacer nada, como tal serán reconocidos como inútiles.

(*) ZOOTECNISTA. ESP ALTA GERENCIA UIS