sábado, 23 de julio de 2016

¡¡¡NO MÁS MIEDO!!!

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)

Según Wikipedia: “El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta en todos los animales, lo que incluye al ser humano”. (Resaltado y subrayado es nuestro). Adicionalmente, también vale la pena referirme en esta columna, cómo diversos estudios han demostrado que el miedo puede ser transmitido genéticamente entre padres e hijos y a través de muchas generaciones, según un especial transmitido por National Geographic, traducido por Fabián Maero: “La tristeza y el estrés de los padres afecta naturalmente la forma en que interactúan con otras personas, incluyendo sus hijos durante la crianza”…

En García Rovira muchas generaciones, por no decir que todas, a través de los casi 500 años de existencia, hemos tenido que criarnos con mitos, leyendas, historias trágicas y guerreristas, de peleas, de luchas, de constantes enfrentamientos, que han marcado toda nuestra existencia. Día tras día nos infundían miedo. Todo esto hace que nuestro comportamiento sicológico esté enmarcado en traumas, temores, resentimientos, envidia, etc.

Nos cuesta pensar y actuar sin miedo, nos cuesta dejar a un lado estos temores para pensar que es posible vivir sin temor, (muchos dirán que soy exagerado).

El principal miedo que se ha transmitido en toda nuestra comunidad rovirense, es el miedo al cambio. Nos cuesta pensar que la única posibilidad de desarrollo o de progreso depende solamente de nosotros, y nos da miedo asumirlo, por eso preferimos seguir sintiéndonos pobres, vulnerables y abandonados, porque nos da miedo que nos quiten el subsidio, nos quiten la mermelada; preferimos seguir conviviendo con la corrupción, porque nos da miedo denunciar; preferimos seguir sembrando los mismos productos, así no den rentabilidad, porque nos da miedo intentar algo nuevo; seguimos pidiendo que nos arreglen la vía a curos, porque nos da miedo pensar en otra vía alterna, en fin, preferimos dejar los cosas como están, con el dicho “mejor malo conocido, que bueno por conocer”, porque el miedo a intentar cambiar la actitud nos puede más, etc.

Otro miedo que hemos heredado es el miedo a participar como ciudadanos, no hablamos porque nos da miedo que nos estigmaticen de un grupo o de otro, no nos metemos en espacios de participación porque nos da miedo que nos critiquen. Casualmente, en una reunión este 6 de julio pasado en las instalaciones de Neomundo (Bucaramanga), en presencia del Señor Vicepresidente de la República, el Gobernador de Santander, algunos Representantes y Diputados y unos 50 Alcaldes del Departamento de Santander, se tocó el tema de la vía Málaga- Curos, en la cual el Vicepresidente, según sus palabras, ha invertido a través de INVIAS, una suma aproximada de 200 mil millones de pesos y preguntó sobre el desarrollo de estas inversiones y ningún Alcalde se atrevió a decir que eso estaba en estado crítico, solamente tomo la palabra alguno de ellos (no lo nombro porque me da miedo), y le dijo “gracias Sr Vicepresidente”, porque a la vía le estaban haciendo mantenimiento; éste mismo Alcalde le pidió que ojalá se adelantaran los 89 mil millones que se contrataron este año, para esta vigencia y sin sonrojarse el Vice, simplemente se descargó en los representantes de Santander y al final nadie, absolutamente nadie dijo nada sobre el desfalco y el robo que se está haciendo con los recursos asignados a la pavimentación y arreglo de ésta vía. ¿Quién dijo miedo?, Claro, hubo miedo a que no hubiera viviendas para algún municipio de la provincia, a que estigmatizaran a algún alcalde y lo dejaran por fuera de la segunda fase del programa de Vivienda gratis, o de agua potable, o de cualquier “subsidio”.

Le tenemos mucho miedo a la guerrilla, a los paramilitares, a Uribe, a Santos, al procurador Ordoñez, y ellos lo saben; por eso nos amenazan todos los días para que sigamos hundidos en el miedo. La guerrilla nos asusta pintando carros y con hostigamientos, con tomarse el poder; los Paras con volver a hacer limpieza, con volver a tomarse el poder; Uribe amenaza con hablar, ataca para defenderse y nos asusta con el coco de la guerrilla; Santos nos amenaza con impuestos, con guerra urbana, con referendos, con quitarnos los subsidios de familias en acción, el mercado de los viejitos, la mermelada y Ordoñez nos amenaza con su candidatura, con castigos divinos, pasando de agache con las investigaciones, muestra los colmillos y nosotros los provincianos seguimos llevados por el miedo.

Ahora que se viene el proceso de Paz con la guerrilla de las Farc seguimos muertos de miedo, nos dicen, que mejor dicho ese es el fin del mundo, que ahora va a haber una “HECATOMBE”, (como si hace siglos no conviviéramos con ella), que le van a entregar este país a las FARC, será mejor que se lo entreguen a los PARAS, o mejor entreguémoselo a los políticos, a los actuales o mejor a los que en dos años volverán en helicóptero o en avioneta a la provincia a pedir los votos a cambio de que ahora sí nos van a pavimentar la vía Málaga- curos… Dejemos de comernos esos “cocos” que nos quieren vender cada uno a su manera, y pensemos que la Paz empieza por nosotros mismos; olvidémonos que con la firma del acuerdo se solucionaron los problemas del país, o que sin la firma del acuerdo vamos a estar mejor. Solamente cuando entendamos que la verdadera “PAZ”, es un proceso de cambio real de nuestras mínimas actitudes personales, vamos a entender que la paz es mucho más que las Farc, que los paras, que Uribe, que Santos, que Ordoñez, etc.

Empecemos por mejorar nuestra convivencia personal, en nuestra casa, con nuestra familia, con los hijos, con los vecinos, Perdonemos: perdonémonos cada uno, a los que nos han causado daño, a los que nos quitan tranquilidad, a los que nos calumnian, a los que nos persiguen, a los que hablan más de la cuenta, a los que viven de la cizaña, etc. Finalmente, perdonémonos, que muchos de nuestros males son consentidos por nosotros mismos, porque nos da miedo tomar la iniciativa y cambiar. ¡NO MAS MIEDO!!!.

(*) ZOOTECNISTA. ESP. ALTA GERENCIA UIS