lunes, 20 de junio de 2016

La UIS, 20 años en Málaga, sin lograr la misión de la Fundación Universitaria de García Rovira, Norte y Gutiérrez

Por Rubén Darío Rodríguez López

Antes que cualquier cosa, tengo que decir que soy orgullosamente egresado de la "UIS-Málaga" y que lo que soy profesionalmente se lo debo a esta alma mater. Fui estudiante de la facultad de Zootecnia, cuando aún funcionaba la FUNDACION UNIVERSITARIA DE GARCIA ROVIRA, NORTE Y GUTIERREZ y tuve que convivir muchos semestres con la incertidumbre de poder terminar la carrera en esta fundación o en algún momento íbamos a quedar huérfanos de universidad, por los eternos problemas financieros que vivió esta Universidad desde su fundación hasta el día de su cierre.

Esta fue la primera Universidad en la Ciudad de Málaga y en toda la región, fue fundada por la Dra. Teresa Camacho de Pinto, quien durante su existencia fue una luchadora por cumplir una misión educativa, no solamente en Málaga, sino en la región de García Rovira, Norte y Gutiérrez. Los fundadores de ésta universidad" VISIONARON" que estas provincias necesitaban unirse para lograr desarrollarse, no solamente en lo educativo, sino en todos los aspectos sociales, económicos y culturales, tanto así, que desde Roma también propusieron su unión a través de la Diócesis Málaga- Soatá, que reúne a estos 29 municipios de las tres provincias y también el Sena Regional de Málaga, abarca este mismo grupo de municipios.

La concepción inicial y desde la perspectiva de la misión que debería cumplir la Universidad, estuvo enmarcada en el potencial agropecuario y ambiental que tiene la región, por tal razón, las únicas carreras que se establecieron fueron las de Zootecnia, Administración de Empresas Agropecuarias e Ingeniería Ambiental; se pretendía que los egresados de estas facultades generaran muchas investigaciones y desde su desempeño profesional, la transformación del campo y un manejo productivo y técnico de las vastas zonas de páramo, de protección y de reserva que tenía el radio de acción de la Universidad. 

Admiro profundamente esta decisión, porque no estaban equivocados. Para nadie es un secreto que nuestro único potencial de desarrollo económico era y será la agricultura y la conservación, explotación (productiva y de ecoturismo) del medio ambiente. Imaginaban ellos una sola región articulada a la producción lechera, caprina, ovina, tabacalera, productora de cítricos, caducifolios, de maíz, de frijol, de frutales y también dimensionaban un solo parque ecológico desde la sierra nevada del cocuy, el cañón del Chicamocha, los páramos del Almorzadero, de Pisba y Berlín, los cuales todos tienen influencia en estas tres provincias. 

Recuerdo a la Dra. Teresa, viajando por todos los municipios, buscando apoyo económico de los Alcaldes Municipales, pero realmente, éste nunca se dio por unanimidad, solamente en algunos casos muy particulares. Pero también recuerdo que la Universidad, a través de estas tres facultades, empezó a regar profesionales que nos quedábamos en la región prestando nuestros servicios, algunos investigando, otros asistencia técnica y otros creando sus propias empresas, se veía de alguna manera el retorno de los profesionales a sus pueblos a tratar de sembrar desde sus capacidades, alguna iniciativa de desarrollo local. Muchos se convirtieron en Alcaldes de sus pueblos, en concejales y otros se fueron a otras regiones a buscar un mejor futuro.

Desde la Fundación Universitaria se lideraron muchos procesos regionales, inclusive la pavimentación de las vías principales, la troncal del norte y la de Málaga - Curos, la oposición rotunda a la explotación minera en el páramo del Almorzadero. Se dieron batallas continuas, siempre buscando el bienestar de las tres provincias. Pero tal vez esa visión de región y el sentido social de querer ayudar a los estudiantes de las provincias, fue también la que la llevó a su debacle. Nuestra región no tiene dolientes a nivel nacional, no tiene líderes de peso, los pocos políticos que han salido del seno de la región, terminan llenos de frustraciones y sintiéndose impotentes ante el desinterés del Departamento y de la Nación de querer sacarla adelante, entonces empezó la falta de recursos, la falta de interés y el viacrucis de los estudiantes, por el inminente cierre de la Fundación, (para esa época se creó la universidad pública de la Paz, en Barrancabermeja y también incluyo agronomía y veterinaria), nos decían que teníamos que irnos para Villavicencio, o que la iban a vender, en fin. Después de marchas, de todas las vueltas que se hicieron durante más de tres años, el 18 de marzo de 1996, se instaló la seccional de la UIS, en las mismas instalaciones de la Fundación.

Con el respaldo nominal de la UIS, se dio una nueva vida a esta universidad, sin embargo, los problemas económicos continuaban. Inicialmente conservó las carreras que tenía la fundación y de alguna manera el número de estudiantes fue aumentando progresivamente, pero también llegó a un momento que estuvo al borde del cierre porque no era rentable económicamente para la sede Central. Ya estábamos en plena apertura económica (2002) y por ende la rentabilidad social, es decir el hecho de que las provincias tuvieran una oportunidad de educación superior en Málaga, sin importar los balances financieros, empezaron a pasar la cuenta de cobro; sin embargo, gracias a algunos líderes se logró mantener la sede en Málaga. Aquí vale la pena mencionar a la Ingeniera Alix Antonia Macías, a quien se le debe gran parte de este logro. Pero todo esto llevó a tener un cambio total en la percepción social de la Universidad en la región, aunado también a la presencia de más universidades en Málaga, Soatá y El Cocuy, a través de los Centros Regionales (Unad, Nacional, Santo Tomás, Esap, etc.), lo que debilitó en parte al auge de estudiantes a la UIS - Málaga.

Hoy, la UIS - Málaga recibe muchos estudiantes, gracias a la descentralización, si se puede llamar así, de los primeros ciclos de las ingenierías, los cuales se pueden adelantar en las sedes regionales y por eso hoy vemos muchos "primiparos" iniciando estudios de ingeniería industrial, química, electrónica, civil, etc., Excelente oportunidad y ha sido un verdadero apoyo para muchos estudiantes de bajos recursos que no podían irse a iniciar su educación superior en otras ciudades, los cuales después de 4 semestres de estudio, se van para Bucaramanga a continuar con su carrera y por ende serán profesionales que tienen muy poco interés por no decir que nulo en devolverse a la región a generar empresa o negocios o investigaciones que impacten en la provincia.   

Hoy, muy pocos estudiantes se inscriben a Zootecnia o Ingeniería Forestal y ninguno Administración de Empresas Agropecuarias, lo que me permite decir que la UIS -Málaga, no conservó la "MISION" inicial de la Fundación Universitaria de García Rovira, Norte y Gutiérrez, de generar capital humano para el potencial de la región. 

(*) Zootecnista. Esp. Alta Gerencia - UIS