jueves, 26 de abril de 2018

“Una oportunidad, es un motivo de esperanza por un mejor país”


Por Rubén Darío Rodríguez López

En mi columna del mes de noviembre de 2017, expresaba sobre la impotencia y el desaliento que genera el sentirse uno solo, "ladrándole a la luna", refiriéndome a temas que son espinosos y que por lo general nadie toca, porque siempre hay un interés personal o familiar que les impide expresarse, o peor aún, les impide actuar de manera sensata ante el común de la gente.

En esos espacios, "desoladores y de silencio", he tenido un par de momentos que me permiten pensar y soñar en la posibilidad de futuros mejores y más humanos, para mí, para mis hijos, para mis nietos, para todos los que estamos y todos los que vendrán. Un futuro menos violento, menos corrupto y menos azotado por la clase política que tenemos y que la mayoría reelige, sin ton ni son.

Reconociendo que lograr un cambio en materia de violencia y de corrupción en nuestro país parece una utopía, ver a miles de jóvenes participar en marchas, en debates, en manifestaciones públicas, bajo la consigna de añorar un país mejor, en defensa de la vida, del medio ambiente, del respeto a las diferencias (étnicas, religiosas, de género), en defensa inclusive de los animales, a mí me genera una gran esperanza. Siempre que los  jóvenes se pronuncian y se mueven a la acción, la historia puede cambiar.

Hoy, los jóvenes no están esperando que pase lo de siempre: primero la masacre o el robo del siglo, luego el llanto, la indignación, el debate de unas horas buscando responsables, las promesas de investigaciones exhaustivas y al final… Nada, absolutamente nada. Hoy, los jóvenes piden a gritos (en plazas, en universidades, en redes sociales, en organizaciones comunitarias), ser escuchados; y vaya que sus gritos se han escuchado.  Algunos ejemplos en Colombia como la constituyente de 1991, del que hicimos parte; la marcha del "No más Farc del 4F", el apoyo a la paz y múltiples marchas contra la corrupción y contra la minería que a su manera han convocado. Esos ríos de gente liderados por unos chicos que muchos creen incapaces y desinteresados, más allá de su activismo de redes, son un motivo grande de esperanza. No se puede negar que hoy nadie da un peso por los jóvenes en Colombia, pero es grandioso e invaluable lo que hacen y la historia no nos deja mentir que las grandes transformaciones siempre comienzan con pronósticos negativos.

Colombia pareciera dormir en un letargo y lo demostró en su comportamiento de nuestras elecciones legislativas del 11 de marzo pasado, que nuestra sociedad colombiana tiene una tendencia a mantener lo establecido, así duela, así nos esté carcomiendo, así sea la peor opción, así nos sigan matando, así nos sigan robando, pero es deber de todos y principalmente de las nuevas generaciones, cambiar estas realidades cuando nos hacen daño.

Es oportuno decirle a los jóvenes de una manera sensata y honesta, que a los que estamos a mitad de camino y a los que se están despidiendo, nos quedó grande entregarles un país mejor gobernado, un país en mejores condiciones de como nos lo entregaron nuestros abuelos, digámosle a los jóvenes que nos perdonen, que nos equivocamos, que fallamos al escoger nuestros líderes, que los líderes que escogimos nos fallaron también a nosotros, nos decepcionaron, nos robaron, nos siguen robando, pero peor aún, nos seguimos equivocando, los siguen eligiendo. 

Tenemos una gran deuda moral y social con nuestros jóvenes, también sería oportuno resarcirla, sería oportuno tomar conciencia y de una vez por todas, sin triunfalismos, sin fanatismos, sin odio, sin rencor y  sin resentimiento, elegir de la mejor manera a nuestros gobernantes, a conciencia y analizando realmente qué es lo que más le conviene a nuestro país, no para los próximos cuatro años, sino qué le conviene al país para que de una buena vez por todas, se dé el primer "estartazo", para un verdadero cambio y una verdadera transformación de nuestras malas costumbres, de nuestras malas prácticas en lo público, pero sobretodo, de olvidarnos de esos nefastos y tristes records de violencia y corrupción.

Hoy no se puede negar, hay una oportunidad de dar ese primer paso, largo y tortuoso, de escoger el futuro de Colombia, de sentar su voz (a través del voto ciudadano), de hacerse sentir, de tomar las riendas, de contribuir a  construir su propio futuro, diferente;  menos violento, menos corrupto, menos desigual y menos inmediatista. 

Los Jóvenes deben llenarse de coraje, llenarse de argumentos, llenarse de razones, sin más apasionamientos que el querer ser mejores colombianos y arrastrar a sus padres, tíos y abuelos a que los acompañen en esta causa, llamada Colombia.

Dicen hoy los "Coaching empresariales" (lideres motivadores), que un pesimista ve en una dificultad un problema, pero que un optimista ve en una dificultad una oportunidad; hoy Colombia tiene muchas dificultades, pero siendo optimista y futurista, hay miles de oportunidades, pero primordialmente una, y es el próximo 27 de mayo, al momento de elegir nuestro próximo presidente de la República.

De mi parte, tengo la certeza que daré mi voto por una nueva oportunidad, por una persona honesta, que no polariza al país, que apoya la paz, que se la juega por la educación y por la cultura ciudadana de éste país, no dudaré ni un segundo en apoyar esta iniciativa y que con esto pondré mi granito de arena para que los jóvenes tengan una oportunidad de un país mejor.  No me importan las encuestas, no soy triunfalista, no voto por el que más haga bullicio o llene plazas, no me dejo llevar por esta publicidad, votaré a conciencia y no esperaré a  una segunda oportunidad. Puede ser que no gane, tal vez; pero creo que hay que iniciar un camino e invito a los jóvenes a que con mucha esperanza, hagan la siembra para un futuro mejor de nuestra querida patria.

viernes, 26 de enero de 2018

“Elecciones Congreso 2018: para el verdadero cambio, los jóvenes, las mujeres y abstencionistas tienen la palabra”

Por Rubén Darío Rodríguez López

Para escribir esta columna, tomo como referencia sendos documentos que ha publicado la Misión de Observación Electoral (MOE) en Colombia, que es una plataforma de organizaciones de la sociedad civil, independiente del gobierno, de los partidos políticos y de intereses privados, que promueve la realización del derecho que tiene todo ciudadano a participar en la conformación, ejercicio y control del poder político y es patrocinada principalmente por Naciones Unidas, a través de USAID.

Para las elecciones de 2014, el potencial electoral era de 32.5 millones de ciudadanos aptos para votar, mientras que para el año 2018, según la Registraduría Nacional del Estado Civil, este número asciende a 36 millones de Colombianos, es decir, 3.5 millones más de personas que pueden ejercer su derecho al voto popular. Sin embargo, el comportamiento de las votaciones demuestra que en Colombia solamente el 44,8% de estos electores escogemos a nuestros gobernantes, es decir, solamente votamos en elecciones para congreso el año 2014 un total 14.5 millones de ciudadanos. 

De acuerdo a la MOE, el comportamiento de los electores, según su sexo, el 52,5% de electores son hombres y el 47,5% son mujeres; mientras el comportamiento de electores según sus ingresos, el 67% de personas que salen a votar devengan entre medio y un salario mínimo y seguidos del 23% de personas que devengan entre 1 y 1,5 salarios mínimos mensuales, es decir la clase media baja es quien ejerce su derecho al voto y solamente un 8% de personas que ganan más de 4 SMLM, ejercen su derecho al voto.

El mismo estudio refleja que el comportamiento de los electores según su rango de edad, el 63,4% de electores corresponden a los rangos entre 25, 35, 45 y 54 años de edad, mientras que solamente el 14,7% corresponde a menores de 25 años, es decir, solamente votaron 2 millones 130 mil jóvenes. Según el DANE, en Colombia para el año 2015, hay una población aproximada de 5´220.000 jóvenes entre 18 y 24 años, lo que confirma los datos iniciales, que un poco más del 60% de los jóvenes no salen a votar.

Pero el dato más preocupante es el grado de escolaridad de la población que está eligiendo a nuestros gobernantes, el 63,4% de electores solamente han estudiado primaria y secundaria, el 17,2% son tecnólogos o técnicos y el 16,1% son profesionales.

Y por último, según la MOE, la renovación de congreso en las pasadas elecciones de 2.014, con respecto a los congresistas que entraron como nuevos y que no tenían nada que ver con Senadores o Representantes ya elegidos, solamente fue de un 12% (12 de 100) para Senado. Los demás fueron reelegidos, o se hicieron elegir en cuerpo ajeno (hijos, esposas, tíos, primos, suegros, cuñados, etc.).

Como están las cosas, me atrevo a pronosticar que para las elecciones de Congreso que se adelantarán en marzo, las cosas no van a cambiar y se reelegirá al menos un 95% de los actuales congresistas (directamente o en cuerpo ajeno), ya que este grupo de "empresarios electorales" conocen muy bien el comportamiento de éste 44% de ciudadanos que votamos. Por eso, desde ya se pronostica que la compra de votos, las estrategias de los "Kits electorales" (billete de 50.000, camiseta, cemento, teja y manguera) y los "TLC (Tamales, Lechona y Cerveza)", estarán a la orden del día. 

Sin embargo, la única esperanza sería que todas estas personas que representan el otro 56% de votantes, salieran el día de elecciones y manifestaran su indignación en las urnas y no en las redes sociales.

Los abstencionistas tienen la primera responsabilidad, generalmente son electores que se autodenominan "apolíticos o intelectuales", según ellos la política les parece algo ajeno y hasta desidia les da hablar de política. Pero hoy más que nunca, Colombia los necesita, y deben de dejar de ser "tibios" en las elecciones y tomar posición alguna con respecto a las elecciones de Congreso que se avecinan. De lo contrario, los ve uno escribiendo y despotricando del gobierno y de los gobernantes, pero su "irresponsabilidad"  los hace co-participes de tremenda equivocación.

Las Mujeres cada día participan más, pero una gran mayoría lo hace por necesidad, ya sea por cuidar un trabajo en entidad pública, un contratico o el de sus hijos, por lo que terminan siendo votos amarrados, hasta por sus hijos. Es hora que hagan respetar su derecho ciudadano y que miren en los candidatos quien las representa y les hace valer sus derechos y valores.

Y los jóvenes, cada día más apáticos a votar, los invito para que asuman la inmensa responsabilidad que tienen para generar el cambio que nuestro país necesita. No más corruptos, los jóvenes no venden su voto fácilmente, son los únicos que  mantienen su autonomía y rebeldía al momento de votar, por eso son los llamados a generar el verdadero cambio en la política colombiana. 

El camino no es fácil, pero  hay que empezarlo y hoy existen muchas más razones para que peguen el "grito" de la democracia y salgan a las urnas a votar conscientemente.  He visto con mucha alegría un grupo de jóvenes que andan en los buses urbanos, con afiches en mano, haciendo pedagogía electoral, explicándole a la gente cuales candidatos tienen antecedentes o que están siendo investigados por actos de corrupción, una actitud "proactiva" que necesita Colombia.

Si los jóvenes pusieran la primera piedra, y tienen como hacerlo, se podría construir un país diferente, un país con nuevos líderes, que sean referentes por su buen ejemplo y no por sus obscuras y corruptas actuaciones, por sus valores y no por sus malas prácticas, por su consciencia social y no por sus ambiciones personales, pero sobretodo, con buena formación académica, que les permita planear y soñar un país diferente.

Por eso, apreciado lector y electora, si en algo puedo contribuir con mis apreciaciones, espero que así sea, ruego para que una vez en su vida, vote a consciencia, hay candidatos que valen la pena, hay personas que pueden cambiar esto, pero solo depende de cada uno de nosotros.

jueves, 14 de diciembre de 2017

“El cristo de espaldas”

Rubén Darío Rodríguez López

No me voy a referir directamente al texto del libro de Eduardo Caballero Calderón, denominado como el titulo de esta columna, pero sí justamente coincide en muchas de mis apreciaciones que expresaré a continuación.

Como he manifestado en columnas anteriores soy una persona católica, nacida en un pueblo muy conservador de los que llamaban "godos", sin embargo, hoy conservo lo primero y de godo no me queda mucho. En el camino de seguir a Cristo me he llevado sorpresas agradables y desagradables, dentro de las agradables, el poder sentir y vivir la fuerza espiritual que conlleva este camino y la grandeza de los actos de fe que he podido comprobar y tener la oportunidad de servir y ayudar al prójimo; y desagradables, el encontrar personas que dicen profesar la fe católica, van a misa, asisten a retiros, pero actúan de manera contraria a los preceptos de la religión Católica, es decir, son "hipócritas".

Estos "hipócritas" llevan la investidura de Políticos o servidores públicos, es decir, representan al pueblo en instituciones del ejecutivo como Alcaldías, Gobernaciones, Ministerios y desde la misma Presidencia. Otros representan al pueblo desde instituciones judiciales como Juzgados, Tribunales, Cortes, Fiscalías, Contralorías, Procuradurías, Personerías y otros nos representan desde el poder legislativo como Concejos, Asambleas, Cámaras de Representantes y Senado.

Muchos de ellos no "cachan" misa diaria o dominical, andan con rosario en mano, participan de los grupos de "Emaús", "Caminos", "Lazos marianos", etc.  Demuestran su fe delante de todo el pueblo y cada vez que se suben a tarima evocan con mucha efusión a "DIOS Y LA VIRGENCITA", sin embargo, me he preguntado ¿a qué Dios siguen ellos? ¿Al católico?, ¿a Jesucristo?; de ser así, no entiendo como hay personas de esta investidura que son capaces de hacer oración en la mañana y salir a buscar durante el día la forma de robarse los recursos públicos.

Hemos visto como un ex-procurador solía tener en su oficina una imagen de Cristo e impartía la doctrina desde su cargo, pero a su vez sobornaba con cargos o puestos a Senadores, Representantes y Magistrados, jugando al "tú me eliges, yo te elijo" y como parte de pago, engavetaba los procesos de las personas que lo eligieron. Muy católico el Dr., pero muy corrupta su acción.

Hay un expresidente de nuestro país, que asiste a misa rutinariamente, se saca fotos arrodillado frente al santísimo y hace pactos con los cristianos, con los evangélicos, con los protestantes, con el que le toque, con tal de acaparar sus votos. Éste mismo ex -presidente tiene mas de 300 investigaciones por desapariciones, por promover grupos al margen de la Ley, que ha involucrado a sus hijos en grandes negocios, sin importar si estaban violando o no las leyes colombianas.  ¿A qué santísimo le orará? O, ¿será solo de fachada?

No cabe en mi cabeza cómo un Magistrado de la corte puso a su hija en cuanto cargo se le ofreciera, pero adicionalmente la ponía a cobrar "coimas" a las personas a quienes les ayudaba a conseguir un contrato de prestación de servicios. ¿Qué clase de papá es ese? ¿Le enseña a su hija a ser corrupta? Es un tipo muy "Malo", ¡Dios!!!  El caso de Ñoño Elías  es tal vez el caso más desconsolador familiarmente hablando. En la Costa y en el país entero, todo el mundo sabe de los negocios torcidos de los políticos, saben de dónde sacan la plata, de qué contratos, de qué dependencias, de qué ministerios y cómo logran su fortuna en menos de un periodo gubernamental; pero ya se han acostumbrado a convivir con esas riquezas efímeras y vertiginosas de sus gobernantes, pero que ponga a su familia (esposa e hijos menores de edad) a publicar un video, donde ellos juran y aseguran que su esposo y padre es un perseguido político y no un corrupto, deja ver que a muchos de los políticos, la avaricia se los traga junto a su familia, sin medir las consecuencias de sus actos.

También he visto a mucho político santandereano en retiros espirituales como "EMAUS", me he encontrado con ex -gobernadores, representantes, senadores y todos ellos muy simpáticos con la camiseta polo blanca y el logo del grupo espiritual, pero todos cuestionados e investigados por casos de corrupción. Y yo me cuestiono, ¿será que de verdad ellos llevan doble vida, una con Dios y una con la realidad de sus andanzas? ¿Qué le dicen a sus hijos o a sus esposas? que sigan su camino?, que se valgan de todo para llegar al poder?, lo voy a poner a Ud. hijo o esposa a la Cámara o Senado, porque estoy investigado? que compren votos, que engañen a la gente?, como le explicarán a sus hijos cuando caen presos por la justicia, que a veces funciona? Los podrán mirar a los ojos de frente?

El caso más patético y sin escrúpulos religiosos, es el de nuestro paisano Lucho Bohórquez, capturado el pasado "viernes negro" en la ciudad de Bucaramanga;  (Menos mal lo capturaron en el parqueadero de su casa y no en la iglesia, se disponía a asistir a la eucaristía fúnebre del exdiputado Nelson Franco), se le atribuye y se le investiga el desfalco de aproximadamente 15.000 millones de pesos a través de una iglesia llamada "manantial de amor", de propiedad de algunos de sus familiares más cercanos; es decir, según la Fiscalía, utilizó una organización religiosa para sacar recursos públicos de la Alcaldía de Bucaramanga y al igual que el Ñoño Elías, puso a su hija a publicar un video, donde argumenta que su papá no tiene nada que ver con los cargos que se le investigan, sino que también es un perseguido político. 

Pues dicen por ahí, que "el que peca y reza empata", pero a mi manera de ver es una vulgar costumbre y mal negocio con Dios. Porque podrán cuadrar y corromper a quienes imparten justicia en Colombia, a quienes ponen ellos mismos en las entidades de control, podrán engañar a sus esposas, hijos y familiares, pero a la justicia Divina no creo, esta es infalible y no falla. Y cierro con la frase del libro de Eduardo Caballero Calderón: "Perdónalos Señor, porque no saben lo que hacen".

NOTA: No puedo pasar la oportunidad para agradecer la paciencia y sus buenos comentarios para con mis columnas, durante el presente año. Deseo que tengan una Feliz Navidad y un muy prospero año 2018.

RUBEN DARIO RODRIGUEZ LOPEZ

domingo, 19 de noviembre de 2017

García Rovira condenada por las FARC y la vía Málaga - Curos

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)

Escribir esta columna cada mes no ha sido fácil; primero, porque Colombia y la región generan tantas noticias diariamente que dan tema para escribir mucho más y en varias páginas; segundo, porque generar opinión, trae consigo enemistades y hasta rompimiento de conversaciones con personas allegadas y con los políticos de turno. De turno digo, porque por más poder que hoy ostenten y se cubran de un "orgullo bien hinchado" por amaestrados aduladores, contratistas y "lambemicas", después que terminen su reinado, estos mismos aduladores e hipócritas de turno, no tendrán ningún reparo en salir a decir que jamás creyeron, que no estaban de acuerdo y sobre todo, a pasar por encima y desprestigiar al soberano que los engordo durante cuatro años o hasta más y entenderán el sentido de la crítica; sobran los ejemplos. 

A veces quisiera escribir sobre temas netamente agropecuarios o de desarrollo comunitario, pero, en este espacio que me permiten opinar libremente, tengo vivo ese incomodo sentimiento que me condena con la política y también contra ella. Soy muy consciente de mi opinión solitaria y desoladora, pero también de la rabia que genera  ver en la plaza pública nuevamente a los mismos encantadores de serpientes que ya han comenzado a amangualarse y a insultarse para rifarse y quedarse con el poder, no de gobernar, lamentablemente, sino de disponer de los recursos y entidades del Estado para robárselos a como dé lugar.

Se viene el 2018, un año "politiquero" de principio a fin, ya que habrá elecciones para congreso y muy seguramente 1ª y 2ª vuelta para elección de Presidente de la República; y como siempre, empieza el desfile de "transformers": políticos disfrazados de ovejitas tiernas, de persona angelical, que nunca han insultado; que saltan de un partido a otro; que recogen firmas para tapar el olor a cloaca de su partido político; que antes eran de allí, pero hoy son de acá; que tienen listo miles de Kits electorales (tamal, cerveza, camiseta y billetes desde $ 50.000); que se alistan para tomar la foto con el niño con mocos, la foto con la familia más pobre, la foto con los que precisamente se les han robado todo, hasta la "esperanza". Todos estos "transformers" tienen como característica particular, que también se transforman en excelentes prometedores y moralistas al interior de los templos, de los atrios, pero todos sabemos que no son más que políticos estafadores y perfectos embaucadores.

Por lo que se ve venir, es claro que estamos condenados a que el tema principal de las campañas políticas sigue siendo el "coco" de las FARC, o Las FAR, como las nombran algunos. Si revisamos la historia reciente del País, Andrés Pastrana ganó las elecciones cuando se tomó una foto con "tirofijo", mostrando un reloj Rolex; Uribe ganó las elecciones declarando la guerra frontal contra la guerrilla y Santos fue elegido por el partido de la "U" (no precisamente por su apellido), sino porque era el candidato de Uribe y ganó también prometiendo seguir la guerra, pero al final cambió y decidió firmar la Paz por encima de todo y hace un año nos metieron en una contienda a la población civil para que escogiéramos entre la paz y la guerra, que lo que hizo fue fortalecer las fuerzas extremas del país, entre izquierda y derecha y como siempre las FARC de por medio, cagadas de la "R". Como vemos, han sido 20 años que el temita de las FARC ha puesto Presidente en Colombia y lo más triste, es que este "caballo de batalla", también elegirá presidente en 2018.  

En García Rovira odiamos a la guerrilla, allí primero estuvo el ELN y después las FARC, porque fue un corredor estratégico de esta guerrilla para huir de la fuerza pública, bien hacia Venezuela o hacia Arauca y dejó en nuestro recuerdo muchas muertes, muchas tomas guerrilleras y sobretodo, mucho atraso y mucho miedo. Pero también odiamos a los paramilitares, que llegaron a la provincia y también dejaron dolor y tristeza y el desplazamiento  del 30% de la población de la región. Esas marcas han demostrado que la provincia no quiere saber nada de guerrillas, ni de paras; pero el discurso guerrerista y de confrontación es muy bien vendido en nuestra región, cualquier político disfrazado de "caudillo" es recibido con bombos y platillos. Pareciera que estuviéramos condenados a vivir con ese "coco" y que nuestras heridas no tuvieran la posibilidad de sanar nunca.

Pero lo más triste que le puede pasar a nuestra provincia, es que también llevamos 100 años o un poco más, eligiendo a representantes, senadores, gobernadores, presidentes, etc., que nos han prometido la "pavimentación de la vía Málaga – Curos". Esta desidia de los políticos para con nuestra región no tiene fin. El cinismo de estos "roba esperanzas y roba sueños", como los denominaría el papa Francisco, es ilimitado. Cada dos años (en elecciones regionales, de representantes y presidenciales) el caballo de batalla es esta Vía.  Ni Gaviria, ni Pastrana, ni los 8 años de Uribe, ni los 8 de Santos desde sus presidencias, cumplieron esta promesa de campaña. Ni mucho menos los representantes Edgar Gómez, Bernabé Celis, Luis Alberto Gil, Hugo Serrano, José Luis Mendoza, Jaime Barrera, Lina Barrera, Iván Díaz, Alirio Villamizar, Jorge Meza, Juan Manuel Galán, Feisal Mustafá, Mauricio Aguilar, María Eugenia Triana, Rodrigo Romero, Fredy Anaya, etc., (me quedan faltando muchos), representantes históricos de Santander han hecho nada por terminar esta vía; y ni qué decir de los gobernadores: Mario Camacho, Jorge Gómez, Horacio Serpa, Hugo y Richard Aguilar. Todos ellos, absolutamente todos, no cumplieron su promesa.

Pero ahí están, los mismos o en cuerpo ajeno (hijos, esposas, amantes, suegras, primos, tíos, etc.), "otra vez", llegando a la provincia a echar discursos "caudilleros" y prometiendo la gran vía, y se justificarán diciendo que no fue culpa de ellos, sino de otros y que agradezcamos que llenaron de cemento las paredes de la vía y que pavimentaron 10 Mts., cada 20 Kms., y que nos están construyendo el "puente atirantado más grande de Latinoamérica", que a mi manera de ver se convertirá en el "monumento más grande a la desidia", ya que dicho puente no tendrá vías de acceso, es decir, no hay forma digna de llegar hasta allí.

Así las cosas, el coco de las FARC y la vía Málaga-Curos, serán nuestras condenas de campañas políticas por siempre. "El tal voto programático no existe", no hay propuestas de desarrollo de la región, ni de salidas económicas para una región deprimida, una región aislada y abandonada a la desidia de los representantes que elegimos. Sigamos votando por los mismos, para seguir lo mismo o peor.  No cogemos vergüenza!!!

(*) Esp. Alta Gerencia UIS

jueves, 19 de octubre de 2017

El efecto Rodolfo Hernández en Santander


Ing. Rodolfo Hernández, Alcalde de Bucaramanga.

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)

Las pasadas elecciones regionales de 2015, dejaron ver que Santander está empezando una nueva etapa en los procesos electorales, demostrando que se puede derrotar a los mercaderes de la política, a esas empresas fami-electorales que se han regado por todo el país y que han ganado elecciones tras elecciones repartiendo el "kit electoral" (tamal, cemento y billete de 50.000) y que saben embaucar a ese gran número de electores que, según ellos, son "ignorantes" y venden su voto al mejor postor.

A Leonidas Gómez le faltó un poco más de humildad y de logística para haber llegado a mas regiones de Santander y convencer con su discurso a otro poco de Santandereanos, que sin ningún tipo de prebenda, casi que lo eligen Gobernador, y aun así, logró derrotar a la empresa fami-electoral del Coronel Aguilar.  Pero Bucaramanga si no comió cuento y se dejaron convencer por el discurso de la Lógica, la ética y la estética y contra todos los pronósticos y encuestas, eligieron a Rodolfo Hernández, un ingeniero de reconocida trayectoria en la construcción y "zorro" para los negocios. 

Pero la campaña ya pasó y ahora la expectativa se centra en los logros, aciertos y proyectos que concrete el ingeniero Hernández, y es a lo que me voy a referir en esta columna de opinión. 

Han pasado 21 meses desde su posesión, y su primer gran acierto fue arrancar con un gabinete totalmente ajeno a las corrientes políticas tradicionales, en algunos casos contando con gente técnica y en otros con gente bonachona y empresaria, de la cual se ha rodeado siempre el ingeniero. En el primer semestre logró recortar la bobadita de 2.000 OPS (Órdenes de Prestación de Servicios), que eran cuotas burocráticas de los Concejales y que vieron cómo se quedaron sin soporte para mantener ese fortín y apetito burocrático que alimentaban todos los años, desangrando los impuestos de los bumangueses en más de 50.000 millones de pesos. 

A partir de ahí, se generó una lucha de poderes y los Concejales, que no son "peritas en dulce", empezaron a poner trabas a cualquier proyecto del ejecutivo y hasta le montaron contralor municipal de bolsillo, nombrando al ex-gobernador  Jorge Gómez, quien también empezó una cruzada para cuestionar e investigar cualquier acto del ejecutivo actual y no ha hecho absolutamente nada por investigar al gobierno anterior de nuestro provinciano Lucho Bohórquez y hasta una revocatoria de mandato le montaron, pero salió derrotada.

El ingeniero Rodolfo también ha mostrado un fuerte carácter y ha dado batallas verbales en medios de comunicación, de frente a los corruptos. Nunca antes en la historia del municipio de Bucaramanga, se había presentado tantos oferentes para una licitación, hoy en día se presentan hasta 70 ofertas para un proceso licitatorio, a diferencia de las administraciones anteriores donde desde antes de licitar un proceso, ya se sabía a quién le correspondía y en los resultados de la convocatoria, las cuales se amarraban tanto, que generalmente se hacían con un único oferente y cuando exageraban, se presentaban 2 oferentes, y eso porque los presentaban la misma empresa con dos nombres diferentes a la cual se le iba a asignar.

El Alcalde Hernández también ha tratado de acabar con fortines burocráticos y de corruptos que todavía se "enquistan" en el Acueducto Metropolitano, en la Terminal de Transporte y en algunas secretarías, y poco a poco ha demostrado, con indicadores financieros positivos, el resultado de esta gran cruzada contra la corrupción en Bucaramanga.

La última batalla que está dando el ingeniero, es la de evitar que la gran minería intervenga el páramo de Santurbán y entre a afectar las fuentes hídricas que surten los acueductos del área metropolitana de Bucaramanga y de los municipios de la provincia de Soto norte.  Ahí también ya gano su primera batalla, logrando convocar a más de 100 mil personas a la plaza cívica Luis Carlos Galán, demostrando que el agua es un recurso sagrado y que debe estar por encima de grandes intereses económicos y políticos que promueven la intervención de Minesa, empezando por el partido Centro Democrático que le organizo un Foro en la UNAB, (propiedad de Alberto Montoya Puyana, padre del representante de Minesa en Santander, Juan Camilo Montoya) para respaldar este tipo de minería.

Otro gran logro de esta administración, es el cambio que está empezando a dar a la arquitectura de los parques de Bucaramanga, hoy se han intervenido más de 10 y se van a intervenir otros 7 este año, dando una imagen más amigable y hermosa, rescatando el nombre de "ciudad de los parques".  Tal vez queden faltando muchos, pero se están dando los primeros pasos.

Sin embargo, a Rodolfo Hernández todavía le falta concretar su propuesta de Gobierno, aún hay personas que esperan se les cumpla con la promesa de campaña  de las "20.000 viviendas",  las cuales están embolatadas. Además, los ciudadanos bumangueses siguen teniendo una sensación de inseguridad, de desempleo, de mucha informalidad en las calles, en el transporte y esos son problemas por resolver que todavía tiene este gobierno.

Lamento y no entiendo la decisión de Leonidas Gómez, quien hoy es candidato al Senado por el Polo Democrático, considero que había podido esperar hasta las próximas elecciones de Gobernación y volver a presentarse como candidato, hoy a mi manera de ver, ha frustrado nuevamente a los electores.

A Rodolfo le falta más de la mitad de su gobierno y tiene la responsabilidad de mantener la credibilidad de los electores, que por primera vez votaron a conciencia, votaron por una propuesta anti-corrupción y están viendo sus frutos, y se pueden seguir presentando en Santander y en nuestro país, propuestas y personas honestas que nos permitan soñar y tener esperanza que en Colombia todavía hay líderes, libres de mermelada, de corrupción, de intereses personales y que pueden sacar a Colombia de este trance tan lamentable en el que la corrupción ha permeado hasta lo más impermeable que teníamos, como era la Justicia.

 (*) Zootecnista Esp. Alta Gerencia

jueves, 7 de septiembre de 2017

San José de Miranda, el “Barichara” de García Rovira

Por Rubén Darío Rodríguez López

 

Quiero aprovechar este espacio para celebrar los 102 años de fundación del "Pueblito más Lindo de Santander" que se cumplieron este 8 de Septiembre. Y quiero celebrarlo como buen hijo mirandino, aportando algunas ideas a lo que a mi humilde manera de ver podría catapultar a San José de Miranda, como lo digo en el título de esta columna, como la "Barichara" agro-turística de García Rovira y ¿por qué no? del Nororiente Colombiano.

Barichara es hoy un referente Nacional e Internacional para el turismo en Colombia, y lo es no precisamente por su ubicación geográfica, sino porque tuvo la fortuna de contar con líderes locales que se la jugaron por el turismo arquitectónico y planearon el desarrollo urbanístico con la piedra autóctona de la región, le dieron ese toque de "pueblito viejo", con calles, fachadas, andenes y construcciones empedradas y lograron reglamentar y regular su utilización hasta institucionalizarla como su "joya arquitectónica". Por lo demás, todos sabemos lo que representa hoy este municipio para el turismo Regional y Nacional.

Celebro con mucha ilusión que hoy en San José de Miranda la efemérides de los 102 años de fundación del nuevo pueblo, se arranque con el proyecto de reestructuración del parque principal, el cual llevará un toque "arquitectónico" que le dará un valor agregado, por incluir en su implementación piedra de origen regional, como lo es el "Mármol tipo travertino producido en Calichal", una piedra que sin duda alguna será el referente arquitectónico del país y que como lo mencione en alguna de mis columnas en el año 2015, es el único yacimiento de este tipo de Mármol que se encuentra en Colombia y en otros seis países del Mundo y que su explotación generará unos 250 empleos directos y miles de empleos indirectos.  Pero ese no es el tema central de mi columna, es el que por fin, se le esté dando valor a los recursos culturales y sociales de la región y que sin duda alguna, es el inicio para generar todo un proceso de desarrollo arquitectónico que llevará al Municipio y a la región a mejorar su belleza, su urbanismo y por ende su economía.

Celebro aún con más alegría, que esa joya arquitectónica de Colombia, como lo es el "Santuario de Nuestra Señora de Los Remedios" también incluyera en su proyecto de reforma, la totalidad del piso con este mármol producido en la región; esto en mi concepto, hace que definitivamente, la arquitectura mirandina, empiece a desarrollarse por el sendero que trazó Barichara en su momento. Y esto es, tomar una piedra producida en la región e institucionalizarla en todas las obras y en todo el Plan de desarrollo urbanístico que se debe establecer en el Municipio.  Felicito a la Administración Municipal por entender que se pueden hacer obras civiles, pensando no solo en regar cemento, sino pensando en un verdadero futuro turístico, que bien grande lo tiene San José de Miranda.

Pero esto es solo un "pasito", es el inicio a lo que se debe seguir desarrollando es su implementación, y es aquí donde quiero expresar algunas ideas que ayudarán a seguir desarrollando a San José de Miranda, como la verdadera "joya turística de García Rovira".

No es porque sea mi pueblo natal, pero hay que reconocer que San José de Miranda es, de lejos, el Pueblo más hermoso, con las calles más amplias, con el mejor clima (12 a 18°) y con la mejor riqueza histórica, religiosa, educativa y cultural de la Provincia de García Rovira, que lo convierten en real potencial para el turismo regional. Por eso su desarrollo debe centrarse en el "agroturismo y el turismo religioso", principalmente. 

Vamos por partes, tal vez a los párrocos no les guste este término de turismo religioso, pero no se puede desconocer que en México, un renglón de su economía se centra en el turismo religioso, aprovechando la aparición de la virgen de Guadalupe; y para no ir tan lejos, hoy Soracá, Boyacá, Las Lajas, Chiquinquirá, el Divino Niño en Bogotá, viven del turismo religioso. San José de Miranda tiene cinco (5) joyas arquitectónicas religiosas:  El santuario, El instituto Isidoro Miranda (primer seminario de la región), la Casa Cural, que aún conserva su belleza, con su gruta de agua bendita y el proyecto de construcción del seminario, que considero debe ser terminado por la Diócesis Málaga- Soatá y por último, las ruinas de "Tequia" donde se ha reconstruido la iglesia central de donde funcionó también el Municipio de San José de Miranda, conocido como el "valle de los cercados".  Todo esto debe potencializarse, a través de la realización de eventos religiosos durante el año, que congreguen a los millones de fieles devotos que tiene la "Virgen de los Remedios".

Pero al atraer a toda esta gente, hay que empezar a pensar y a hacer algunos sitios para brindarles hospedaje y alimentación de primera calidad. No es necesario construir por ahora grandes hoteles, pero sí se pueden empezar a arreglar algunas casonas antiguas del municipio como "posadas", donde se pueda pernoctar dignamente y a su vez promover el arreglo de algunas parcelas y fincas cercanas al municipio para que también sirvan de alojamiento, y por qué no, de una vez regular el arreglo de estas viviendas con normas de desarrollo urbanístico, que les permitan unificar las fachadas principales del municipio, con sus hermosas ventanas, sus hermosas "maticas" y esto no necesita miles de millones, sino la voluntad del pueblo y la innovación de las administraciones municipales para que a través de estímulos (bajar impuestos, insumos, capacitación) se empiecen a embellecer todas las calles del municipio. 

Pero también hay que potencializar la gastronomía local y esto implica que se debe pensar en un buen restaurante, que se brinde el mute, el sancocho de gallina criolla, la morcilla de doña Carlina, los chorizos y empanada de guiso de arveja de Cachira, de Alirio y Pedro Méndez, una buena cafetería que oferte el sabroso pan de mi tía María, de doña Beatriz, un buen sitio para deleitarse con los dulces de breva con queso de hoja de don Aníbal Aceros o de don Polo Ortiz, los dulces de pasta de don Rito, el guarapo de doña Cleofe,  y el masato con galletas de las señoritas Suarez, etc.

A nivel agropecuario, San José de Miranda debe conservar sus productos como el Maíz y recuperar los cítricos de Tierra Blanca, el Espinal, Cutaligua y Popagá y fortalecer su gastronomía; pero también debe especializarse en algún producto. El producto que veo con más futuro es el café. El municipio también es reconocido por sus cafetales, famosos no precisamente por su café, sino por otros trajines. Pero de verdad, si estas 40 hectáreas que hoy se encuentran sembradas se certificaran, ya sea como orgánico o con denominación de origen, éste sería el producto que catapultaría la economía Mirandina.  Para todas estas pequeñas cosas, se tiene la fortuna de contar con el SENA, que tiene el único centro en el país que desarrolla tecnología y capacidades, precisamente en el "agroturismo". Si yo fuera director del SENA, tomaría a San José de Miranda, como municipio piloto para desarrollar toda una estrategia integral de agroturismo que sea modelo a nivel Nacional. Ahí se la dejo.

No me alcanza el espacio para hablar de las riquezas culturales que también abundan y apoyarían el desarrollo turístico del municipio. Por eso, Señor Alcalde, nuevamente felicitaciones, pero debe dejar formalizado con un buen plan de desarrollo urbanístico para los próximos veinte años, concertado con la comunidad y con los historiadores de Santander y el Ministerio de Cultura y así poder dejarles a nuestros hijos, nietos y bisnietos, a Santander y al país, el verdadero "Pueblito lindo de Santander" y poder encontrarnos en nuestra vejez en una de esas hermosas parcelitas, viendo a nuestro pueblo, con pobladores orgullosos de su municipio y dependiendo de una economía diferente a la del Estado.

(*) ZOOTECNISTA. ESP. ALTA GERENCIA

lunes, 14 de agosto de 2017

El sistema de salud en Colombia, “muchos pacientes, pocos dolientes”

Por Rubén Darío Rodríguez López

Antes de iniciar con el tema central de mi columna en esta oportunidad, aclaro que desde hace un poco más de 10 años, no tengo ningún vínculo laboral directo con EPS alguna, ni con ninguna IPS, ni con institución alguna que tenga que ver con el sistema de Salud, excepto con Coomeva EPS de la cual soy afiliado y mi esposa es empleada.

El sistema de salud en Colombia, se transformó a partir de la Ley 100 de 1993 cuando creó el sistema de seguridad social en salud, estableciendo la Salud como un derecho público obligatorio para el Estado y un derecho irrenunciable para la comunidad. Dentro de los principales objetivos estaban: hacer universal el sistema, es decir, cubrir la totalidad de la población colombiana para la cual se crean el régimen contributivo y el régimen subsidiado. Mediante el régimen contributivo se obliga a afiliar a todos los asalariados y sus familiares y a trabajadores independientes con capacidad de pago, y mediante el régimen subsidiado se le da accesibilidad a la demás población con cargo a recursos del Estado, a través de transferencias a departamentos y municipios y la cuenta denominada FOSYGA. Esta ley ha sido modificada o reformada centenares de oportunidades, hasta la denominada hoy Ley Estatutaria de la Salud, promovida por este gobierno.

En cifras generales, en Colombia el 97% de la población está afiliada al sistema general de seguridad social (2016), esto es 46.3 millones de personas aproximadamente. El 44% se encuentra en el régimen contributivo, el 48% en el régimen subsidiado y un 5% en régimen especial (fuerzas armadas, sector educación, etc.). La operación del sistema nos cuesta a los colombianos aproximadamente 32 billones de pesos al año, lo que corresponde a un 7,2% del PIB nacional, un porcentaje muy por debajo de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que como mínimo, debe ser el 10% del PIB.

Para nadie es secreto, que el sistema atraviesa hoy por una de sus peores crisis, la cual es causada, a mi manera de ver, por muchos factores que están tocando fondo y que cabe una corresponsabilidad a todos los que hacen parte del sistema.  Generalmente cuando se habla de la problemática del sistema, se responsabiliza fácilmente a las EPS, vistas hoy como intermediarias y como las artífices del caos financiero de la Salud; sin embargo, quiero hacer un análisis un poco más allá y mostrar que no solamente las EPS son las responsables, sino que todos los actores, tenemos parte de responsabilidad en el mal manejo del sistema general de seguridad social en salud.

El primer responsable es el Estado en cabeza del gobierno central, es decir, desde el Presidente y los Ministros de Hacienda y Salud han fallado en no prever los recursos necesarios y suficientes para la operación del sistema. Es muy claro que el sistema esta desfinanciado, que hoy y gracias a los fallos judiciales, y a los planes de beneficios, llamados POS, no tienen diferenciación entre el régimen contributivo y subsidiado, lo que ha generado mayor demanda de recursos y adicionalmente a lo anterior, hoy ya no existe el famoso NO POS, es decir, se le debe cubrir todo lo que demande el beneficiario, indiferentemente el servicio que solicite. Este hecho nada más implica que no se puede considerar que el sistema siga financiándose con la misma cantidad de recursos año tras año, sino que implica al menos subir el presupuesto a lo recomendado por la OMS. Ahí un primer responsable.

Otro actor que lleva hoy mucha responsabilidad en la actual crisis, es el sistema judicial. Hoy, si bien los jueces y magistrados, se supone, obran en pro de garantizar los derechos fundamentales, hay también unos pocos que se han prestado para desangrar financieramente los recursos de la salud. A través de la "tutelitis", epidemia que se presenta en el país para autorizar, en muchos casos, servicios absurdos e imposibles de cumplir por parte de las EPS.  Se ha detectado que por ejemplo, una persona homosexual logró que le autorizaran el blanqueamiento del ano, porque se sentía con baja autoestima; también han logrado autorizar cirugías estéticas, diseños de sonrisas y otras han logrado vivir integralmente a costas del sistema de salud, logrando que le autoricen mercados, viáticos, asistencias personales y las famosas terapias para niños especiales, que en muchos casos han vuelto multimillonarias a unas IPS, especializadas en manipular a los niños especiales y sus familiares, solo para mencionar algunos casos.

No puede excluirse de la responsabilidad del caos a los políticos, que han permeado de corrupción todas las esferas de los recursos públicos. El sistema delegó en los Departamentos y Municipios, la responsabilidad de la "promoción y prevención de la salud", recursos con los cuales se pagan grandiosas cuentas de publicidad, pero que no le llegan a la red pública, que debería ser la promotora básica de la prevención en salud. Y qué decir de la burocracia en Hospitales públicos. Las gerencias de hospitales y centros de salud, convertidas hoy en fortines políticos y que disfrazan a través de concursos amañados con universidades su elección meritocrática. La burocracia en estos hospitales y su contratación no ayudan mucho a mitigar la problemática del sistema de salud y claro, no faltan los contratos a dedo para los amigos que tienen o montan una IPS cada cuatro años. Traigo el ejemplo de los multimillonarios recursos robados y pagados por pacientes inexistentes como los de la hemofilia en la costa.

Las clínicas e IPS privadas no se salvan de la responsabilidad del caos. Se han convertido en empresas expertas en facturar, más no en prestar servicios.  Canalizan los pacientes desde los primeros niveles, haciendo redes de referencia y contrarreferencia para que las urgencias entren como por un tubo a sus clínicas y allí logran facturar hasta el saludo por esos pacientes. Hoy ponen hasta a los celadores a dictar charlas de prevención y les hacen firmar la asistencia a la sala de recepción y con esto cobran cualquier actividad de promoción y prevención y en algunos casos les hacen llevar a los pacientes insumos que deberían ser suministrados por ellos y al final siempre se los cobran a las EPS.

Finalmente, los usuarios o beneficiarios también tienen corresponsabilidad en esta crisis. Solamente pendiente de hacer valer sus derechos, pero muy poco de cumplir con sus deberes. En el régimen contributivo se viene presentando que las personas se afilian por un día, y pagan solamente un día de afiliación al sistema, después se retiran y como la Ley obliga a las EPS a prestarles servicios, siguen disfrutando de estos pagando un solo día de cotización, a esta práctica la llaman "jineteo". Otra práctica no muy honesta que está sucediendo con los usuarios, es el de poderse transferir del sistema contributivo al subsidiado y viceversa. Hoy un usuario que debe cotizar como independiente, paga 15 días de cotización y se retira, manifestando que se quedó sin empleo, entonces la EPS debe seguirle prestando el servicio a través del régimen subsidiado en la misma EPS, lo que hace que los independientes se vuelvan evasores del pago al sistema de seguridad social. Y ni hablar de los colados en el SISBEN, de los que tienen dos o más contratos de prestación de servicios y pagan por un solo contrato y con el salario mínimo o son dueños de empresas y también cotizan con el salario mínimo.

En fin, como lo manifiesto aquí, en la crisis de la salud todos tenemos nuestra corresponsabilidad y nadie se salva.

Por eso, apreciado lector, si usted es de los que piensa que los problemas de nuestro país son solamente por uno de los actores, lo invito a que reflexione y analice mejor sus planteamientos y miren los diferentes puntos de vista. Y antes de exigir nuestros derechos, miremos si estamos cumpliendo con nuestros deberes.


Libre de virus. www.avast.com