lunes, 14 de agosto de 2017

El sistema de salud en Colombia, “muchos pacientes, pocos dolientes”

Por Rubén Darío Rodríguez López

Antes de iniciar con el tema central de mi columna en esta oportunidad, aclaro que desde hace un poco más de 10 años, no tengo ningún vínculo laboral directo con EPS alguna, ni con ninguna IPS, ni con institución alguna que tenga que ver con el sistema de Salud, excepto con Coomeva EPS de la cual soy afiliado y mi esposa es empleada.

El sistema de salud en Colombia, se transformó a partir de la Ley 100 de 1993 cuando creó el sistema de seguridad social en salud, estableciendo la Salud como un derecho público obligatorio para el Estado y un derecho irrenunciable para la comunidad. Dentro de los principales objetivos estaban: hacer universal el sistema, es decir, cubrir la totalidad de la población colombiana para la cual se crean el régimen contributivo y el régimen subsidiado. Mediante el régimen contributivo se obliga a afiliar a todos los asalariados y sus familiares y a trabajadores independientes con capacidad de pago, y mediante el régimen subsidiado se le da accesibilidad a la demás población con cargo a recursos del Estado, a través de transferencias a departamentos y municipios y la cuenta denominada FOSYGA. Esta ley ha sido modificada o reformada centenares de oportunidades, hasta la denominada hoy Ley Estatutaria de la Salud, promovida por este gobierno.

En cifras generales, en Colombia el 97% de la población está afiliada al sistema general de seguridad social (2016), esto es 46.3 millones de personas aproximadamente. El 44% se encuentra en el régimen contributivo, el 48% en el régimen subsidiado y un 5% en régimen especial (fuerzas armadas, sector educación, etc.). La operación del sistema nos cuesta a los colombianos aproximadamente 32 billones de pesos al año, lo que corresponde a un 7,2% del PIB nacional, un porcentaje muy por debajo de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que como mínimo, debe ser el 10% del PIB.

Para nadie es secreto, que el sistema atraviesa hoy por una de sus peores crisis, la cual es causada, a mi manera de ver, por muchos factores que están tocando fondo y que cabe una corresponsabilidad a todos los que hacen parte del sistema.  Generalmente cuando se habla de la problemática del sistema, se responsabiliza fácilmente a las EPS, vistas hoy como intermediarias y como las artífices del caos financiero de la Salud; sin embargo, quiero hacer un análisis un poco más allá y mostrar que no solamente las EPS son las responsables, sino que todos los actores, tenemos parte de responsabilidad en el mal manejo del sistema general de seguridad social en salud.

El primer responsable es el Estado en cabeza del gobierno central, es decir, desde el Presidente y los Ministros de Hacienda y Salud han fallado en no prever los recursos necesarios y suficientes para la operación del sistema. Es muy claro que el sistema esta desfinanciado, que hoy y gracias a los fallos judiciales, y a los planes de beneficios, llamados POS, no tienen diferenciación entre el régimen contributivo y subsidiado, lo que ha generado mayor demanda de recursos y adicionalmente a lo anterior, hoy ya no existe el famoso NO POS, es decir, se le debe cubrir todo lo que demande el beneficiario, indiferentemente el servicio que solicite. Este hecho nada más implica que no se puede considerar que el sistema siga financiándose con la misma cantidad de recursos año tras año, sino que implica al menos subir el presupuesto a lo recomendado por la OMS. Ahí un primer responsable.

Otro actor que lleva hoy mucha responsabilidad en la actual crisis, es el sistema judicial. Hoy, si bien los jueces y magistrados, se supone, obran en pro de garantizar los derechos fundamentales, hay también unos pocos que se han prestado para desangrar financieramente los recursos de la salud. A través de la "tutelitis", epidemia que se presenta en el país para autorizar, en muchos casos, servicios absurdos e imposibles de cumplir por parte de las EPS.  Se ha detectado que por ejemplo, una persona homosexual logró que le autorizaran el blanqueamiento del ano, porque se sentía con baja autoestima; también han logrado autorizar cirugías estéticas, diseños de sonrisas y otras han logrado vivir integralmente a costas del sistema de salud, logrando que le autoricen mercados, viáticos, asistencias personales y las famosas terapias para niños especiales, que en muchos casos han vuelto multimillonarias a unas IPS, especializadas en manipular a los niños especiales y sus familiares, solo para mencionar algunos casos.

No puede excluirse de la responsabilidad del caos a los políticos, que han permeado de corrupción todas las esferas de los recursos públicos. El sistema delegó en los Departamentos y Municipios, la responsabilidad de la "promoción y prevención de la salud", recursos con los cuales se pagan grandiosas cuentas de publicidad, pero que no le llegan a la red pública, que debería ser la promotora básica de la prevención en salud. Y qué decir de la burocracia en Hospitales públicos. Las gerencias de hospitales y centros de salud, convertidas hoy en fortines políticos y que disfrazan a través de concursos amañados con universidades su elección meritocrática. La burocracia en estos hospitales y su contratación no ayudan mucho a mitigar la problemática del sistema de salud y claro, no faltan los contratos a dedo para los amigos que tienen o montan una IPS cada cuatro años. Traigo el ejemplo de los multimillonarios recursos robados y pagados por pacientes inexistentes como los de la hemofilia en la costa.

Las clínicas e IPS privadas no se salvan de la responsabilidad del caos. Se han convertido en empresas expertas en facturar, más no en prestar servicios.  Canalizan los pacientes desde los primeros niveles, haciendo redes de referencia y contrarreferencia para que las urgencias entren como por un tubo a sus clínicas y allí logran facturar hasta el saludo por esos pacientes. Hoy ponen hasta a los celadores a dictar charlas de prevención y les hacen firmar la asistencia a la sala de recepción y con esto cobran cualquier actividad de promoción y prevención y en algunos casos les hacen llevar a los pacientes insumos que deberían ser suministrados por ellos y al final siempre se los cobran a las EPS.

Finalmente, los usuarios o beneficiarios también tienen corresponsabilidad en esta crisis. Solamente pendiente de hacer valer sus derechos, pero muy poco de cumplir con sus deberes. En el régimen contributivo se viene presentando que las personas se afilian por un día, y pagan solamente un día de afiliación al sistema, después se retiran y como la Ley obliga a las EPS a prestarles servicios, siguen disfrutando de estos pagando un solo día de cotización, a esta práctica la llaman "jineteo". Otra práctica no muy honesta que está sucediendo con los usuarios, es el de poderse transferir del sistema contributivo al subsidiado y viceversa. Hoy un usuario que debe cotizar como independiente, paga 15 días de cotización y se retira, manifestando que se quedó sin empleo, entonces la EPS debe seguirle prestando el servicio a través del régimen subsidiado en la misma EPS, lo que hace que los independientes se vuelvan evasores del pago al sistema de seguridad social. Y ni hablar de los colados en el SISBEN, de los que tienen dos o más contratos de prestación de servicios y pagan por un solo contrato y con el salario mínimo o son dueños de empresas y también cotizan con el salario mínimo.

En fin, como lo manifiesto aquí, en la crisis de la salud todos tenemos nuestra corresponsabilidad y nadie se salva.

Por eso, apreciado lector, si usted es de los que piensa que los problemas de nuestro país son solamente por uno de los actores, lo invito a que reflexione y analice mejor sus planteamientos y miren los diferentes puntos de vista. Y antes de exigir nuestros derechos, miremos si estamos cumpliendo con nuestros deberes.


Libre de virus. www.avast.com

viernes, 21 de julio de 2017

“El cartel de las elecciones”

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)


En Colombia es muy común escuchar la palabra "Cartel" para señalar un grupo delincuencial, de hecho, solamente en Wikipedia, se define así: "CARTEL; son los términos con los que se identifica a una gran organización ilícita o a un conjunto de organizaciones criminales que establecen acuerdos de autoprotección, colaboración y reparto de territorios (plazas) para llevar a cabo sus actividades criminales…". Desde muy pequeño me familiaricé con las noticias del cartel de Medellín, el cartel de Cali y hoy por hoy, los más sonados entre otros están: el cartel de los sapos, el de los pañales, el de la hemofilia, el de los refrigerios, el de los medicamentos, el de los contratistas, el del contrabando, el de los falsos testigos, el de la restitución de tierras,  etc. Todos hacen parte del andamiaje de la más grande corrupción que se hubiese conocido en nuestro país a través de la historia.

Se aproximan las Elecciones de Presidencia y representantes a Cámara y Senado y desde ya empiezan a estructurarse los "carteles de las elecciones", sí, lo digo así, porque hoy ya no hay partidos políticos serios, partidos grandes, que representen ideología alguna. Los partidos políticos se convirtieron en organizaciones de personajes con linaje o apellido de familia política tradicional, que se apoderan de la organización y se asocian a través de los avales con los peores personajes de las peores calañas que hay en las regiones para repartirse los recursos públicos a como dé lugar y de cualquier manera. Casi que se asemejan a una empresa criminal. (Reconociendo que los recursos públicos, son tan sagrados como la vida).

Hoy los lideres cabeza de partidos no actúan con la dignidad que lo amerita, no lideran un pensamiento, una propuesta, sino que lideran la conformación de una empresa que compre votos, que compre avales, una empresa que gane adeptos con engaños, con mentiras, con triquiñuelas. (Todo vale) y estos líderes terminan actuando como cualquier Capo de cartel, ya no se les dice presidente, sino se les llama como "el patrón", "el jefe de jefes" "el número 1", etc.

La campaña Presidencial que se avecina, se presume estará disputada por dos grandes carteles de  las elecciones. Uno representado por "El patrón", que promueve el odio, la guerra, la violencia y que se jacta de tildar de corruptos a sus contrincantes, sin mirar la viga que tiene en su ojo. Este cartel está muy bien estructurado, ya que cuenta con una "banda" de colaboradores, que a ciegas se hacen hasta matar por defender lo que diga "el Jefe". Es tan así que su slogan de campaña desde ya se menciona, va a ser "yo  voto por el que mande el patrón". El otro cartel está más desordenado, ya que su "patrón", está muy desprestigiado con el pueblo y ha perdido poder con respecto a las "bandas" que le colaboran. Este cartel hoy no le hace caso a un solo patrón, porque algunos de sus "testaferros" están armando toldo aparte. Este grupo se autodenomina "los pacifistas", los que lograron la paz del país, los que quieren seguir manejando a Colombia a punta de mermelada y de "fast track", que significa por la vía rápida.

Sin embargo, hay otros partidos que no funcionan tan "cartel" y cuentan con personas que han demostrado dignidad, transparencia y coherencia en sus acciones, pero a estos les toco el papel del "bloque de búsqueda" porque son los que, gracias a ellos, hoy se han podido destapar las ollas podridas de los carteles que mencione en el párrafo anterior. Estos no cuentan con las "agallas" de la maldad, de la avaricia, de la codicia y por eso tienen pocos seguidores y terminamos viéndolos como los partidos de los imposibles.

Por otro lado, para las campañas de Senado y Cámara también empiezan a armarse los carteles regionales, ya empiezan a sonar los acuerdos, la repartición de las regiones, de los pueblos, de las veredas, como si fuera el "micro mercado" del cartel. En Santander también hay capos regionales, quienes se adueñaron de las curules del Departamento, les han sacado todo el jugo y piensan seguirlas exprimiendo hasta que mueran y más allá, a través del "NEPOTISMO" (Trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos) reinante y galopante en la región y lo peor aún, se autodenominarán como "los promotores del cambio" en las próximas elecciones.

Para Senado, el panorama va a estar igual o peor.  El partido liberal lanzará al Capo de Capos de la política. Al Sr Serpa Uribe, a quien se le desbarató la Cámara de Jaime Durán y ahora está más centrado en Bogotá, a través de su hijo que es Concejal en el Distrito y ya le consiguió quien le  busque votos allí. Lo sigue Edgar "Pote" Gómez, quien no suelta a su socio fiel Jaime Durán, que le iba a traicionar con Serpa, pero algo hizo el Pote, que le perdonó el intento de infidelidad y lo trajo nuevamente a su guarida (no debió ser a punta de cariños, cuál sería el riesgo de desbaratar esa sociedad?) y para terminar postularán a Pinto (hoy presidente de la cámara), quien  armo cartel aparte con el hoy representante Fredy Anaya, quien como buen Capo político, no quiere dejar el poder en manos de testaferro alguno, sino que lo delega a su señora Esposa, quien le hará la cámara al Dr. Pinto. Y hay que esperar la reacción de las otras "sagas", que están pidiendo cupo, pero que los votos no les alcanzarían si se lanzan todos. Qué hará la saga de los Tavera, la de Honorio Galvis, la de Carlos Alberto Morales, todos estos con ganas de poder y haciendo fila.

La "saga" de los Aguilar también empiezan a moverse en el "bajo mundo" político, parece que aprendieron la lección de que Familia desunida, familia que pierde y entonces van a hacer algunas rotaciones en sus designaciones, pero dejando bien claro, que ninguno de sus "testaferros" tiene todavía cancha para seguirlos en el poder, entonces Richard va al Senado y se dice que Mauricio iría a la Gobernación, pero eso si la cabeza de la saga sigue en manos de "el coronel".

Los conservadores no se quedan atrás. Los Díaz Mateus ya no apoyarán a Lina, sino que lanzan a uno de ellos mismos, dicen que a Néstor, el que fue Alcalde de Florida, pero también está Cardozo y Chucho Becerra, los ex Alcaldes de Piedecuesta.

No sigo porque no me alcanza el espacio. Como se puede ver, ese es el panorama de cambio que tiene Colombia y Santander en las próximas elecciones. Un panorama no muy alentador, para nada renovador, siguen los mismos con las mismas.

Pareciera que no hay una luz al final del túnel, sin embargo, lo único cierto es que el que vota es Usted, yo, nosotros, los que estamos afuera de los carteles, nosotros somos los únicos que podemos cambiar esto votando a conciencia, votando en blanco, o puede salir alguien sensato que valga la pena votarle. Acuérdese que los que hemos elegido a los gobernantes en este país y en las regiones, solo representamos el 48% de la población apta para votar.  Si Usted no vota, porque es apolítico, porque es independiente, etc., por cualquier razón, va a tener que votar en las próximas elecciones y empujar para que el otro 52% de electores marquen la diferencia o votemos en contra de lo que hay o votemos a favor de alguien que no esté en estos "carteles", que bien jodido tienen a nuestro País y a nuestro Departamento.


¡Usted decide!


(*) ZOOTENCISTA. ESP ALTA GERENCIA


Libre de virus. www.avast.com

sábado, 17 de junio de 2017

¿Quién responde por la planeación y proyectos de la región?

Rubén Darío Rodríguez López (*)

Santander, junto a los departamentos de Norte de Santander y Boyacá, aún conserva en su división política una estructura por provincias, con lo que se pretende dar un carácter regional a unas zonas que se caracterizan por su homogeneidad en aspectos geográficos, topográficos, culturales, históricos y de algunos indicadores socio-económicos. 

Lo anterior supone que muchos de los programas, proyectos y políticas deberían hacerse conservando esta integralidad territorial y por ende, deberían generar un desarrollo regional en lo económico, lo social, lo cultural y lo político. Pero en realidad esto no sucede, lo he mencionado en columnas anteriores, la Gobernación de Santander y los Municipios que la integran, poco o nada hacen por implementar estrategias o proyectos de carácter regional, que conlleven a resolver problemas y necesidades similares entre los municipios y que por sí solos, le son imposibles afrontarlos.

Hace aproximadamente 20 años, Málaga, como capital de provincia, era una ciudad próspera, creciente, marcaba la pauta en la prestación de servicios de educación, de salud, de comercio agropecuario. El día sábado era un verdadero mercado regional que movía la economía de la región; se comercializaban toneladas de maíz y frijol, se recogía cantidades de frutas y verduras que eran llevadas a la ciudad de Bucaramanga y se sentía en el ambiente un liderazgo del municipio sobre los demás que conforman la provincia. Este liderazgo comercial era seguido por el municipio de Capitanejo, como centro fronterizo entre los departamentos de Santander y Boyacá, reunía toda la producción tabacalera de las dos provincias, se comercializaban y se intercambiaban productos como papa, hortalizas, productos de fique, arroz entre los dos departamentos, se podía decir que existía una congruencia de comerciantes que dinamizaban la economía de la región semana tras semana.   

Sin embargo, hoy, de esas ciudades líderes y sobresalientes sobre los demás municipios, ya no hay mucho. Hoy la provincia es un rompecabezas, con piezas sueltas por doquier. Cada municipio se cree la capital Nacional de algo, pero en realidad no existe hoy en la región un solo producto o una sola característica que represente la región en los niveles departamental o nacional. Hay que reconocer que en los 12 años anteriores los Alcaldes Municipales de esos períodos se mantuvieron unidos en torno a la necesidad de pavimentar las dos vías principales que recorren la región y lograron que se pavimentara el tramo de la troncal de Norte en un 90% y también se logró la consecución de una suma cercana a los 700 mil millones de pesos para el arreglo y pavimentación de algunos tramos de la vía Málaga- Curos, pero hasta ahí, pare de contar.

Hoy no se conocen cuales son los proyectos prioritarios de la Región, no existe la más mínima planeación regional, los Alcaldes actuales no tienen ni idea qué es hacer gestión por la región. No es concebible que mientras sus antecesores consiguieron más de 1 billón de pesos para las vías mencionadas, estos ni siquiera hayan sido capaces de conseguir 4.000 millones para una planta de beneficio regional, o 12.000 mil millones para una planta de procesamiento de leche, o de proyectar una planta de procesamiento de residuos sólidos (basurero) de carácter regional y que solucione de una vez por todas esta problemática que se tiene y solamente se les escucha decir, justificaciones viejas y sin fundamento.

La provincia no tiene un solo proyecto regional estructurado para presentar ante un Ministerio o ante el Presidente de la República; si alguno de ellos llegara a Málaga en los próximos días, no habría un proyecto para comprometerlo, solo con palabras y con ideas, pero como digo, ni un solo proyecto físico real.

El año anterior el Ministerio de Agricultura hizo el convenio de asociación Nro. 20151043 con la Equipe Técnica Internazionale per la Cooperazione – ETIC y ésta subcontrato a la Cámara de Comercio de Bucaramanga cuyo objeto era "articular esfuerzos técnicos, administrativos y financieros entre el MADR y esta organización", con la gestión y desarrollo de estrategias productivas rurales, contribuyendo al mejoramiento de las capacidades y generación de ingresos del pequeño productor y con la estructuración de los mecanismos e intervención integral en territorios establecidos con un perfil de Desarrollo Rural con Enfoque Territorial (DRET); dentro de los que estaban los 12 municipios de la provincia de García Rovira, no ha sido posible conocer el valor exacto, pero el convenio macro estuvo por encima de los 17.000 millones de pesos. 

Tuve la oportunidad de participar en dos talleres de éstos y en ninguno de los talleres hubo más de 4 Alcaldes, a mi manera de ver, es plata perdida, de eso no hay nada hoy en la región, se supone que entregarían un listado de proyectos priorizados y un documento con el diagnostico y toda la metodología de identificación y priorización, pero no ha sido posible hoy, después de 7 meses de liquidado el convenio, conocer cuál fue su resultado.  Eso sí, el MADER lo da como un excelente producto en su informe de gestión a diciembre de 2016. Y esto pasa y nadie, ningún Alcalde dice absolutamente nada.

 

Está claro que estos Alcaldes no tienen voluntad, ni quieren hacer nada por la región, cada uno escasamente busca para su municipio. Cada uno quiere ser mejor que el otro, hoy la competencia de los alcaldes es, quién hace las mejores ferias y fiestas, quién compra el mejor carro último modelo o quién chicanea más. Cada uno se hunde en su liderazgo municipal, no invierten un solo peso en la elaboración de proyectos, en lo único que se identifican como provincia es en el hablado, todos dicen las mismas justificaciones: "que son unos municipios pobres", "que el alcalde anterior no les dejo nada de presupuesto", se la pasan viajando todas las semanas a "hacer gestión" en Bucaramanga y Bogotá, pero no obtienen el mas mínimo resultado, no logran absolutamente nada. Y ni hablar de la Gobernación, el Dr. Tavera se volvió experto en tomarse fotos en los ríos y carreteras, visitando amigos y publicando en cuanta red social pueda, pero también se ha vuelto experto en eludir los compromisos regionales y se la pasa dando "trocitos" de recursos en cada municipio, pero nada para resolver aspectos regionales como debería ser.

 

Hoy tampoco hay una política clara de desarrollo agropecuario de la región, nadie hace nada por el problema de formalización de tierras (55% de los predios de la provincia están sin legalizar) y sin esto los pequeños productores no pueden acceder a ningún tipo de incentivo, no existe el estudio de uso de suelo de la región (que ya la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria  UPRA, ha hecho a nivel nacional, en casi todo el país). Pregunto: ¿qué Alcalde ha pedido esto para su municipio o para la provincia y poder hacer de manera actualizada una proyección sobre los cultivos que verdaderamente se adaptan a las tierras de la región?, ¿cuántos alcaldes están preocupados por la problemática social de la delimitación de los páramos y su uso actual?, ¿cual es el proyecto regional para el impacto de esta norma? y no sigo, porque nunca terminaría de enunciar el listado de necesidades de la provincia y que ni el departamento de Santander, ni las alcaldías tienen el más mínimo interés de resolver.

La provincia no da espera, la región se muere lentamente, se deteriora y no se ve ninguna señal de que las cosas puedan cambiar. Señor Gobernador y señores Alcaldes, dejen un poco su "parroquialidad" y saquen la cabeza un poco más arriba del límite político y administrativo local, quítense de la cabeza que cada uno solo puede hacer mejores cosas que el otro de manera individual y dejen de ser tan egoístas, pensando que si un proyecto no queda en su finca, entonces no sirve. 

Uno solo, o dos o tres proyectos regionales que se propongan, así sea solo hacer el documento de proyecto, la región se los reconocerá en un futuro, pero si no logran hacer nada, como tal serán reconocidos como inútiles.

(*) ZOOTECNISTA. ESP ALTA GERENCIA UIS

lunes, 22 de mayo de 2017

LOS SUBSIDIOS: LA RUTA A LA ESCLAVITUD DE LA POBREZA EN LA PROVINCIA DE GARCIA ROVIRA

Rubén Darío Rodríguez López (*)

Colombia es un Estado Social de Derecho, definido de manera general en el Artículo Nro. 1 de la Constitución Política así: "Colombia es un Estado Social de derecho, organizado en forma de república unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista". "fundada en el respeto a la dignidad Humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas y en la prevalencia del interés general". Bajo este articulo principalmente se escudan toda una serie de leyes, decretos, resoluciones, circulares, etc., que se han promulgado con el fin de dar cumplimiento a lo que se ha escrito y bajo su reglamentación especifica se han creado, inventado o imaginado un montón de programas y proyectos.

Entre los años 1996 a 1998, se creó el Sistema de Selección de Beneficiarios de programas sociales, SISBEN; como herramienta fundamental para caracterizar a toda la población colombiana y determinar algunos indicadores e índices, como el de Calidad de Vida, Necesidades Básicas Insatisfechas, Analfabetismo, Pobreza, valor de ingresos anuales del núcleo familiar y adicionalmente conocer el estado integral de la vivienda,  la disposición de residuos sólidos del hogar, el servicio de alcantarillado, de acueducto, en fin, todos los servicios que integran la calidad de vida de los habitantes del país.

No me voy a referir a su implementación y su perversa utilización, porque tal vez necesitaría varias columnas más.  Lo he traído como referencia porque detrás de todo este andamiaje, año tras año se ha venido utilizando esta herramienta para la priorización de las personas que deben o mejor merecen recibir algún tipo de subsidio del Estado y este depende del puntaje que arroje el sistema, mediante la aplicación de una ficha para cada ciudadano o cada núcleo familiar, así: Estrato Nivel 1.  Los puntajes comprendidos entre 0.0 y 47.99 para el área Urbana y 0.0 y 32.98 para el área rural y Estrato Nivel 2. Los puntajes comprendido entre 48.0 y 54.86 para el área urbana y 32.99 y 37.8 para el área rural.  Dicen pero no he podido encontrar en ningún documento que existe el Estrato Nivel Cero (0). Los puntajes hacia arriba ya se consideran Nivel 3, 4, 5 o 6.  Entre menos puntaje se obtenga, se presume que la persona o el núcleo familiar es más pobre y más vulnerable.

Según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), en el año 2015 en Colombia se gastaron 75 Billones de pesos en subsidios, lo que corresponde a un 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del Estado.  Toda esta platica sale de contribuciones de los que vivimos en Estratos 3,4, 5 y 6, es decir de la clase media y alta, trabajadora y empresaria, vía impuestos, recibos de servicios públicos (agua, luz, teléfono, gas, etc.), tasas bancarias (4xmil), estampillas, etc. "Los subsidios son transferencias de recursos públicos que le otorgan un beneficio económico a una persona natural o jurídica, sin la obligación de retribuir o devolver valor alguno".  Su objetivo principal es el de reducir los índices de pobreza o de miseria en país. 

Hoy una persona o familia de estrato 1 o 2, por la vía de los subsidios, no tiene que pagar educación, salud, transporte escolar, pagan tarifas irrisorias de servicios públicos todas subsidiadas, acueducto, alcantarillado, aseo, etc.  Adicionalmente, se les da Subsidio de vivienda nueva o para arreglo de vivienda, subsidio de alimentación escolar a los hijos estudiantes (buena o mala, la plata se gasta toda) etc. Algún "gurú" del desarrollo se inventó el Departamento de la Prosperidad Social (DPS). (Yo lo llamaría Departamento de Pauperización Sostenible) Desde donde se siguen subsidiando familias, dizque con sueldo para que lleven los hijos al colegio, con mercados de víveres y abarrotes, a través de programas como "más familias en acción", este programa supone que el mercado es para complementar la nutrición del infante, pero de ahí comen todos (padres, hermanos y hasta obreros) y por último se inventaron los "centros de vida", dizque para recoger a los ancianos desamparados y darles comida, recreación y asistencia integral, pagando un "jugoso" valor por día por cada anciano; será tan atractivo que los Alcaldes se han volcado a los rincones más difíciles a sacar a cuanto mayor de edad encuentren por ahí y transportarlo al centro de vida, con tal de aumentar el número de beneficiarios, pero no realmente con el objetivo de cuidarlo, protegerlo y mimarlo, sino por sumar cupitos y sacarle su buena parte.

A mi manera de ver, estos subsidios han venido empobreciendo progresivamente a la gente que los recibe, principalmente a los del área rural y sobre todo a los municipios más pequeños y más pobres de Colombia, como los de nuestra provincia. Empobrecen porque son soluciones transitorias, sin objetivos de fondo, no generan empoderamiento de la gente, no ayudan a la autonomía personal y familiar.  Ninguna de estas soluciones ayuda a dar dignidad a la persona, por el contrario, la hacen más vulnerable, la hacen más dependiente, la vuelven limosnera. Aclaro que muchas de estas cosas pueden ayudar a gente que verdaderamente necesita, como abuelitos abandonados, madres cabeza de familia, hijos huérfanos, pero todos sabemos que en estos programas hay mucha gente "colada", gente que puede trabajar, que tienen finca, que tienen hijos trabajando, que tienen la posibilidad de salir adelante, que antes se dedicaban a sembrar la tierra y hoy se dedican únicamente a esperar el día del retiro del subsidio. Cada día son más largas las filas en los cajeros de personas retirando las mesadas, ese simple hecho quiere decir que cada día hay más pobres-dependientes de las limosnas del Estado. Ahí es donde entiendo a los que dicen que "vamos igual que Venezuela".

Nunca antes había visto tanta pobreza en mi provincia, tanto agricultor entregado a la misericordia de un político que le socorra cualquier cupo, cualquier cosita, cualquier herramienta, cualquier bulto de abono o de cemento, cualquier tejita, con el pretexto que la tierra no da más, con el pretexto que no hay trabajo, con el convencimiento que esta jodido y esta llevado y no hay nada que hacer. Con un amigo en la universidad, llegábamos a la conclusión que de verdad "La pobreza es un estado mental", la pobreza es de actitud, es de dejarse llevar por la flojera, por la falta de autoestima y sobre todo por la irresponsabilidad.

Todos estos programas solamente han sacado de la pobreza a Gobernadores, Alcaldes y contratistas, que mediante licitaciones y contrataciones amañadas asignan la operación  de todos estos subsidios al mejor postor, al que mejor se lo compre, lo importante es que le cumpla con su tajada, indiferentemente que cumpla con su responsabilidad de llevarlos a los beneficiarios y al final, cualquier "cosita" que le den a la gente está bien, con cualquier limosna los calman, consideran que los beneficiarios no pueden decir nada, porque es un regalo,  y como dice el dicho, "a caballo regalado, no se le mira el colmillo".

Señores gobernantes politiqueros, no hundan más a la gente en la pobreza, dejen de considerar que porque dan limosnas, mercados y útiles escolares, entre otros, están haciendo desarrollo.  Ayuden a la gente a volver a sus fincas a implementar proyectos productivos de largo plazo, con verdaderos proyectos de empresarización, de agroindustria, con formación, con comercialización, hagan gestión de recursos, presenten proyectos a todas partes, ese es el único fin del Administrador Departamental o Municipal.

(*) Zootecnista. Esp. Alta Gerencia

lunes, 10 de abril de 2017

NO NOS CREAN TAN PINGOS… ¡SOMOS PINGOS MANO!!!

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)

En Santander, como en otras regiones, hay términos que solo utilizamos y entendemos los que vivimos en ellas, pero sobre todo, nos dan identidad y nos caracterizan particularmente. "Pingo", para nosotros es sinónimo de bobo, pendejo, estúpido, huevón, etc. Es muy común en nuestra región escuchar la frase "no nos crean tan pingos mano", "pero Ud. si es pingo mano", para decir que "no nos crean tan bobos" o "Ud. si es bobo".

Los últimos acontecimientos en Colombia, en Santander y en nuestra pequeña provincia, demuestran que, al parecer, nuestros políticos y gobernantes ya "no nos creen pingos", sino que saben que "somos pingos". 

Los escándalos de corrupción que cada día se destapan y van a seguir destapándose, han generado reacciones de diferentes tipos, los unos recogiendo firmas para convocar referendos para hacer leyes que acaben con la corrupción, como si hoy por hoy no existieran infinitas leyes (muertas) para castigar a tanto corrupto que anda suelto y que al final, nuestros legisladores acomodarán o ajustarán según su conveniencia o según el delito que tengan que enmascarar. Por lo tanto, un referendo para acabar la corrupción, puede que llame la atención y tenga algún efecto de forma, pero de fondo no tendrá ningún resultado diferente al de el acomodo de las leyes. Sin embargo, "mano, no sea pingo, firme".

Otros, han convocado a marchas contra la corrupción, pero se les olvidó el pedacito, que para uno liderar cualquier tipo de movimiento ciudadano o cualquier iniciativa popular debe tener la autoridad moral para hacerlo. Me da mucha pena con los amigos Uribistas y Ordoñiztas, pero que estos dos manes vengan hoy por hoy a alzar las banderas "anticorrupción" y comerse uno el cuento, "eso si es uno mucho pingo mano".  Podrán tener razón en muchas de sus propuestas, podrán ser unos verdaderos "carroñeros de la política", pero estoy completamente seguro, como muchos colombianos, que son unos lobos con cara de oveja.

Pero nosotros "somos mucho pingos, mano" nos dejamos meter en la pelea de estos burros (Santos, Uribe, Ordoñez, etc.) y terminamos enfrentándonos con los amigos del pueblo, y ellos tomando tintico, o valeriana, o wiski en cuanto club bogotano existe. Sépalo "mano", que las decisiones de nuestro país, de nuestro Departamento y de nuestros Municipios, se toman alrededor de un grupo de "políticos-inversionistas", al calor de unos tragos y de unas hermosas chicas en un lujoso club social y no precisamente en los recintos del congreso, de la asamblea o de los concejos.

"Mucho pingos, mano" los que se dejan llevar por cualquier información que llega a nuestro correo, o a nuestro muro de Facebook, o de cualquier "meme" (palabra utilizada para las caricaturas de hoy) o de cualquier montaje y con base en ellos toma posiciones, o, peor aún, toma decisiones que tienen que ver con nuestro desarrollo.

Se insulta, se maldice, se reniega, se riegan en amargura, salen a gritar, a agitar bandera, a multiplicar y compartir cuanta maldad llega a sus redes sociales, sin darse cuenta que al final, el pueblo (o sea nosotros) somos los que pagamos de nuestro bolsillo, todos los platos rotos, todos los chanchullos, todos los acomodos, todas las patrañas, toda la mermelada que desde la Presidencia, las Gobernaciones y las Alcaldías, junto a toda la cuadrilla de ministros, asesores y secretarios hacen y deshacen en tan solo 4 o tal vez 8 años de poder que les damos a través del voto popular.  "Se roban hasta un hueco".

 

En nuestra sufrida "Málaga", y digo sufrida porque ha tenido que llevar con el desgreño, la ineptitud y la corrupción de muchas administraciones en los últimos años, "nos creen pingos mano". El Alcalde y un grupo de inversionistas (colaboradores de la campaña), han montado un negocio disfrazado de "Concesión" dizque para optimizar y mejorar el sistema del alumbrado público.

Nadie está en contra de que se mejore el servicio de alumbrado público en la ciudad y claro, que mejor para la seguridad y el ornato un excelente servicio; pero eso no justifica que se monte un negocio vitalicio, para sacrificar a la comunidad o mejor a los contribuyentes que terminarán pagando de su bolsillo durante mucho tiempo al garete de los concesionarios privados. 

Tiene y debe haber una figura jurídica, que le permita al Municipio hacer eficiente este servicio, bien sea de manera netamente pública o mixta, que genere tanto la capacidad técnica como económica de sostener este servicio y que sus rendimientos o excedentes sean reinvertidos en la red de alumbrado, en cobertura o en otro servicio que la ley permita, y no sujetar a la comunidad que la única salida es entregar la operación del servicio a una entidad privada, que nunca retribuirá sus rendimientos en los bienes públicos. 

Lo peor  de lo anterior, es que es un secreto a gritos, que esa futura concesión ya tiene dueño. Alcalde y Algunos Concejales, "No nos crean tan pingos, mano"; la comunidad hoy por hoy no traga entero. Reconozcan que en la reunión de socialización (que realizaron en el auditorio del Colegio del Rosario, después que se les cayera el acuerdo en el Concejo y no antes de presentarlo para su aprobación, gracias a la presión de la Comunidad y uno que otro Concejal sensato), la gran mayoría estuvo en desacuerdo de la propuesta de privatización a través de la Concesión.

Podrán tildarnos (y me incluyo, por lo que expreso en esta columna) de retrogradas o antiprogresistas. Lo pueden hacer si quieren, pero lo que no pueden seguir creyendo, es que la comunidad no se da cuenta de la falta de transparencia que ha tenido este proceso, que se hizo el intento de pasar de agache con la opinión de la gente y que se ha hecho y me imagino que se hará hasta lo imposible por llevar a buen final, éste gran negocio para el beneficio de unos cuantos.

Se aproximan las elecciones de Senado, Cámara y Presidencia y estoy seguro que muchos Colombianos y sobre todo "paisanos", se harán los "pingos" y les importará un bledo lo que está sucediendo con la corrupción y caeremos como siempre en las mieles de la mermelada y en la fascinante tramoya electoral y volveremos a ver desfilar a los políticos más cuestionados y más corruptos por nuestros municipios, diciéndonos que ellos son los que pueden acabar con su propio invento y al final votarán por los mismos de siempre.  Amanecerá y veremos. "No seamos pingos, mano".

PD.  Señores Alcaldes, no se "hagan los pingos" con los Esquemas de Ordenamiento Territorial (EOT) y los Planes de Atención y Prevención de Desastres, no sea que por falta de prevención y por su omisión, tengamos un "Mocoa" anunciado en la provincia.

(*) ZOOTENCISTA. ESP. ALTA GERENCIA

viernes, 10 de marzo de 2017

¡SER PILLO PAGA!!!

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)

 

No se confunda apreciado lector de esta columna, no me refiero al programa de mejores bachilleres, "ser pilo paga" me refiero a que ser pillo, sinónimo de pícaro, de ladrón, de corrupto, de sinvergüenza sí paga en Colombia.

En nuestro país bien apodado "Macondo", ser un pillo, o mejor, un ladrón de los recursos públicos es un buen negocio. Me atrevería a decir que ninguno o casi ninguno de los colombianos, ya sea por vinculación propia o por la de un familiar (papá, primo, tío, sobrino, madrina o padrino, etc.) ha estado exento a la corrupción o ha estado involucrado en un acto de soborno, chanchullo, tráfico de influencias, colados en fila, etc. Palabras más palabras menos, la corrupción se convirtió en un comportamiento inherente a la personalidad colombiana, como lo diría un héroe de ésta práctica, de la tan privilegiada familia Nule. 

Para nadie es un secreto que para acceder a los recursos públicos en cualquiera de sus entidades Nacionales, Departamentales, Municipales o de entidades públicas de servicios, de hospitales, de Ministerios, etc. se logra solamente a través de las llamadas "licitaciones públicas, convenios, selecciones abreviadas o mínimas cuantías" que hoy se denominan "licitaciones Sastre", porque se hacen a la medida del contratista que las compra. 

Sabían, apreciados lectores que al año en Colombia permitimos que se roben la bobadita de 22 Billones de pesos? (22´000.000.000.000, así con 12 ceros) Si, esa cifra es la que reportan, pero obviamente no es la real, es mucho más. Podemos pensar qué se podría hacer con ese dinero?  por ejemplo: se pagaría tres veces la deuda de los hospitales públicos, se pavimentaría 30 veces la carretera Málaga- Curos; ese sería el presupuesto de la provincia de García Rovira para los próximos 60 años y miles de cosas que se podrían hacer con éste mundo de dinero.

No vale la pena ponernos a mencionar cual gobierno ha sido el más o el menos corrupto de los últimos 40 años, pero me atrevería a concluir que la corrupción se desmadró desde el momento en que el narcotráfico permeo las campañas políticas y los mafiosos y "traquetos" empezaron a hacerse elegir. Una vez elegidos legislaron para ellos, para sus negocios y se viralizó la cultura del dinero fácil, que se complementa con la compra del Poder, la comercialización de estereotipos femeninos y el uso de elementos estrambóticos como camionetas, caballos, whisky y últimamente las mansiones campestres al estilo "Miami Beach".  Si la descripción de la cultura mencionada anteriormente no es la de cualquier político o contratista grande, mediano o pequeño o tiene cualquier parecido a nuestra realidad, me quito el bigote, como diría nuestro prócer Santandereano, Horacio Serpa.

A nivel Nacional se destacan casos como Foncolpuertos (50 mil millones), el proceso 8.000, Chambacú (35 mil millones), nuestros hijos ilustres santandereanos los hermanos Moreno Rojas (2 billones de pesos), los Nule, y más recientes como Reficar (8 mil millones de dólares), Odebretch (12 billones de pesos) etc.

A nivel Departamental, recuerdo algunos casos cuestionados y sin investigaciones como los sobrecostos de licitaciones y sus adjudicaciones cuestionadas, como el contrato del banco de maquinaria, los programas de alimentación escolar (PAE), El tercer carril, los intercambiadores de Bucaramanga, la represa de Vélez, programas de vivienda, los contratos del chance, etc.

A nivel de la provincia de García Rovira hay innumerables casos que por ser relativamente pequeños no son tan mediáticos, pero por eso no dejan de ser casos de corrupción donde no se han encontrado los recursos o las obras que se contrataron y, peor aún, nadie ha pagado un solo día de cárcel o de penalidad alguna por éstas acciones, para mencionar algunos, por ejemplo: el interminable acueducto de Jaimito en Málaga, algunos programas de viviendas adjudicados a las familias, sin ni siquiera legalizar los lotes o al menos dotarlos de servicios públicos, los ovejos del Uruguay, la morgue del hospital de Málaga, la apertura de centenares de kilómetros de vías terciarias que nunca se hicieron, polideportivos a medias, la costosa villa deportiva de Málaga, el Estadio Municipal de Málaga y la gran cantidad de Planes que contratan los municipios y que no dejan de ser un "copia y pegue" de otros que ya estaban hechos por los cuales se pagan unas grandes cantidades de dinero y en fin, nadie puede negar que en provincia, la única forma de contratación de los municipios es la "mínima cuantía" que va amarrada al mejor postor o al mayor inversionista de la campaña. 

Todo lo anterior sucede ante los ojos de las entidades encargadas de hacer justicia (me refiero a los ojos de la insignia de la justicia, que es una mujer con los ojos vendados), no hay Contraloría, Procuraduría, Fiscalía, Veeduría, Personería, Jueces, Magistrados, que logren detener en lo más mínimo ésta pandemia (Wikipedia: Enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región o país) que nos tiene enfermos a todos, pero principalmente a las finanzas de los colombianos. 

La Justicia colombiana y la legislación que penaliza la corrupción, no sé si genera risa o ganas de llorar, con penas irrisorias y pagadas desde las "casas por cárcel" hacen sencillamente que los corruptos se froten las manos y se jacten de orgullo robando y robando sin encontrar fondo. Confieso que me hizo llorar el caso de la Ing. María Elisa Hernández, ex secretaria de Planeación de Málaga que fue destituida e inhabilitada por 10 años por la Procuraduría, dizque por incluir una cláusula de visita a sitio de obra como habilitante en estudios previos (ni siquiera en pliegos definitivos) atendiendo la recomendación de un asesor jurídico y obviamente recibiendo órdenes superiores y quienes dieron la orden y quienes ejecutaron la obra altamente cuestionada, fueron inhabilitados solamente por 3 meses. Estoy completamente seguro que ni María Elisa ni su familia se han robado un solo peso, pero no puedo asegurar que quienes firmaron y ejecutaron el contrato hayan hecho lo mismo. La obra habla por sí sola.  Esa es la mejor fotografía de la justicia colombiana.

La plata del Estado es la plata de nosotros, (no es la plata de los políticos, no es la plata de los gerentes) es decir, en pocas palabras los colombianos nos hacemos el "harakiri" que significa: corte de vientre, que es una forma de suicidio utilizado en Japón, cuando hacemos parte, cuando somos complacientes, cuando permitimos o cuando no denunciamos la corrupción.  He visto como se revientan las redes sociales denigrando, desmadrando a Santos y a los Senadores y Representantes que aprobaron la reforma tributaria, sin darnos cuenta que éste "mal que nos aqueja" es crónico, es viejo, de muchos años y que nosotros lo copatrocinamos cuando nos vamos de jeta a acompañar las caravanas de camionetas, de caballos, de mujeres plásticas y de garrafas de whisky que andan con los Alcaldes, Gobernadores, Senadores y Representantes y que pagan con la plata de nuestro propio bolsillo para volverse a elegir.

¡Feliz año!

(*) ZOOTENCNISTA. ESP. ALTA GERENCIA

jueves, 22 de diciembre de 2016

“La cultura de García Rovira, sin plan, sin plata y sin dolientes”

Por Rubén Darío Rodríguez López (*)

 

La provincia de García Rovira se ha caracterizado principalmente por su riqueza natural, su agricultura de economía campesina y su cultura tradicional. Municipios como Capitanejo con su riqueza gastronómica y paisajística, San José de Miranda con su historia, su música y tradición religiosa, Concepción y Cerrito con la cultura lanar y agrícola y de manera general las celebraciones particulares de cada municipio, sus concursos folclóricos y claro por esta época; las novenas de aguinaldos, los matachines, las fiestas y carnavales, especialmente en el municipio de Málaga.

"Todo pueblo que olvide su historia y su cultura, está condenado a desaparecer", dice la filosofía tradicional y la transcribo en esta columna, porque, aunque quisieran hacernos ver que la provincia dependería solamente del desarrollo agropecuario, pienso que el rescate de la cultura, la historia y las tradiciones pueden darnos un desarrollo mucho más sostenible y socio-económico que el mismo desarrollo rural; claro, ligados a todo un plan de desarrollo eco y agro turístico regional.

Pero parece que la cultura no es prioridad en la provincia, al menos así lo reflejan los planes de Desarrollo Municipales y los infames presupuestos que le designan los Municipios y peor aún los Departamentos. 

Para que la cultura, la historia, la gastronomía y las tradiciones sean el eje de desarrollo social y económico de una región, basta con empezar por darle la importancia que se merecen, esto es, rescatar su valor social y convertirlo en un negocio. Pero, ¿cómo es posible esto? Es imperioso y necesario estructurar un buen Plan Cultural, ya sea por municipio o mejor aún, un plan regional.  Ese plan debe contener cuáles de nuestras tradiciones deben ser consideradas o catalogadas bienes inmateriales o patrimonios históricos de la región, al menos por la entidad territorial municipal o departamental y por qué no, finalmente por las Naciones Unidas. 

Es increíble, para mencionar solo un ejemplo: el CARNAVAL DE ORIENTE COLOMBIANO, que se consideró en su momento el primero y único de la región Centro-Oriente, (antes solo existía el de Barranquilla y algunos municipios de la Costa) y denominado así desde que tengo uso de razón,  hoy haya sido plagiado, o en otras palabras, usurpado por una fundación y puesto en venta año tras año a la Alcaldía de Bucaramanga, sin cambiarle ni siquiera su nombre original y nadie diga nada. Este carnaval debió hace muchos años ser catalogado Patrimonio Cultural de Málaga y patentado de alguna manera; el hecho que sus carrozas y sus comparsas sean trabajadas por artesanos y artistas malagueños o "garcíarovirenses", lo hacen meritorio de llevar tal nombre. Además, todos los nacidos en esta región conocemos del valor cultural que tiene este evento al ser considerado el que mayor número de personas convoca en el transcurso de las festividades del puente de Reyes en Málaga. Podrán decirme que el evento en Bucaramanga lleva representación de todos los municipios de la provincia, pero no lleva el valor artístico y cultural de la región como se concibió inicialmente.

Ahora, ¿qué ha pasado con los concursos folclóricos en la región? Hace muchos años no hay en la provincia un concurso o festival musical que convoque artistas Nacionales o internacionales como sucedía en otra época. Muchos recordamos el festival folclórico "Luis María Carvajal" de Málaga con la presencia de grupos musicales de la talla del festival del "Mono Núñez" donde su premiación y su convocatoria hacían de este un verdadero concurso musical para el deleite de la región. Muchos a quienes he preguntado y que hoy organizan estos eventos, aducen que no les asignan presupuesto, que no convocan a gente de afuera porque se llevan los premios, etc. Si seguimos pensando así, mejor no hagamos nada. 

La cultura y tradición no pueden seguir siendo concebidas como la realización de unas fiestas de pueblo, donde prima la celebración de verbenas populares (que se consumen hasta el 150% de los presupuestos designados para el sector cultural) y la programación hecha a medida de dos o tres familias que viven de igual número de negocios particulares a sacrificio del verdadero valor que se le debe dar a un evento cultural donde se busque el rescate, el renombre o reconocimiento y por qué no, la explotación comercial (en términos de turismo) de las fortalezas culturales, históricas y tradicionales de nuestros pueblos y nuestra región.

En lo poco que he leído sobre nuestra historia y cultura regional, no he encontrado que las corridas de toros o la música norteña sean tradiciones autóctonas o lleven un alto grado de impacto social sobre la cultura regional, estas son tradiciones extranjeras, importadas y costosas que nos desligan de nuestras verdaderas tradiciones. Pero sí he encontrado el arraigo por la música del tiple, la guitarra, el requinto y la copla.

¿Qué pasó con los Hermanos Torres, los Hermanos Manrique (chirolilos), el grupo Tradición Musical conformado por el Prof. Hildefonso Pinto, Fabián Acevedo, Martha Ligia Herrera, Don Antonio Caicedo (Cajiro) y sus hijos Javier y Gloria Amparo, que alguna vez ganaron el festival del mono Núñez en Ginebra (Valle), quién está rescatando la música de la flauta traviesa de Don Eloy Correa de San José de Miranda, reconocida Nacionalmente gracias al gran Artista y experto en folklor, el profesor Guillermo Laguna, profesional que le brindó a la región los mejores momentos de la cultura que se reconocieron en el país y en otros países y que a mi manera de ver fue y ha sido la mejor época de la cultura rovirense? ¿Dónde ha quedado el legado de éstos músicos?, ¿Se está forjando alguna generación de niños y jóvenes para recuperar estos grandes logros de la música regional?

Las casas de la Cultura, que ya son muy pocas en la provincia de García Rovira, son hoy un saludo a la bandera. En los municipios que existen escasamente le garantizan un Director, que lo confunden con el director de la banda de músicos, que no es lo mismo y que no tienen la capacidad de sacar productos de exportación como los enunciados, siempre con el mismo argumento de que nunca le asignan un presupuesto digno para la gran labor que puede hacer y sobre todo, el cambio de vida que puede generar en los niños y jóvenes de hoy que se hunden en la tecnología, el alcoholismo, la sexualidad abierta y la drogadicción.

La cultura, las tradiciones, la historia, los paisajes, así como la arquitectura de los pueblos, son hoy un verdadero patrimonio (negocio) que puede generar perfectamente el empleo formal, el desarrollo urbano y la riqueza económica de una comunidad, siempre y cuando se les dé esa visión de negocio y no una visión de gasto público, sin ningún costo-beneficio social y se sigan concibiendo como negocio particular o familiar, como lo son actualmente nuestras ferias y fiestas en la provincia de García Rovira.

 (*) ZOOTENCISTA. ESP.ALTA GERENCIA UIS